Organizaciones en contra del maltrato animal se juntaron este domingo para exigir su cierre y reconversión. Con carteles y folletos concientizaron a los turistas acerca del sufrimiento de los animales al estar encerrados y fuera de su hábitat natural.

Este domingo el Zoológico de Luján amaneció con la presencia de activistas en su entrada principal, quienes se manifestaron en contra del encierro y el maltrato que sufren los animales, entregando folletos y charlando con los turistas que ingresaban al parque. Con una larga lista de denuncias por irregularidades, por explotación laboral y maltrato animal, los activistas pidieron el cierre del zoológico y la trasformación del espacio, en algo distinto evitando la explotación animal.

Por día son cientos los turistas que llegan desde la Capital a visitar el zoológico, que cuenta con una entrada general de $1400. La atracción principal del zoológico de Luján, que no tienen otros, es la cercanía con la que se puede estar de los animales. Por ejemplo el paseo en elefante, la jaula de los monos y hasta fotos con los leones.

Una de las denuncias constantes contra el zoológico es por el estado de los leones, las que manifiestan que los drogan para que los turistas puedan ingresar a la jaula y sacarse fotos: «El zoológico tiene denuncias en nación y provincia por diferentes organismos», remarcaron los activistas.

Unas treinta personas se concentraron en la puerta del zoo y entregaron folletería, se expresaron con carteles y charlaron con turistas para expresarles la importancia de tomar conciencia sobre el maltrato animal.

Los manifestantes se expresaron con carteles y entregaron folletería a los turistas. Foto: Victoria Nordenstahl.

Ariel, uno de los activistas autoconvocados, comentó en diálogo con Ladran Sancho el motivo de la protesta: «Somos de varias organizaciones de Buenos Aires y nos autoconvocamos para manifestarnos en contra de todo lo que sea zoológico, no necesariamente uno puntual. Estamos en contra del encierro de los animales. Queremos difundir y que la gente entienda que está mal encerrar animales. Los animales tendrían que estar en su hábitat y no hacinados en lugares pequeños».

Ariel manifestó la idea de reconvertir el zoológico y aseguró que buscarán dialogar con el intendente Leonardo Boto: «No queremos afectarle el trabajo de nadie, ni el turismo, ni el nombre de nadie, lo que queremos es que se modifique. Lo que queremos es que se cierre el lugar y que se reformule en otra cosa. Que siga generando trabajo, fuentes de empleo, pero de una forma más ética, más moral. Ofrecemos otras alternativas al intendente, para que el predio se reutilice de otra manera, sea rentable, pero que no tenga nada que ver con maltratar animales, esa es nuestra intención».

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí