La obra escrita por Lorca estrena el domingo 28 de octubre. Una apuesta por salir del teatro convencional realzando el cuerpo y generando un vínculo más cercano con su público.

La obra de Federico García Lorca, que pertenece a la trilogía de tragedias rurales junto a “La Casa de Bernarda Alba”, y “Bodas de Sangre”, llega de la mano de artistas independientes locales a la Biblioteca Ameghino.

La historia que recorre el esfuerzo de una mujer que con su cuerpo buscará cumplir su gran deseo en la vida, y que descubrirá el instinto ante la represión, estrenará el domingo 28 de octubre a las 21:30. La obra tendrá funciones el 3, 4, 10 y 11 de noviembre en el mismo horario. El valor de la entrada es de $150 y es posible adquirirla por anticipado a través de la Página de Facebook Yerma.

El elenco está conformado por Camila Abbott, Martín Taboada, Tita Martínez, Natalia Hurtado, Andrea Solohaga e Ivana Campos bajo la dirección de Manuel Aime, que dirige su segunda obra luego de presentar el año pasado “Como si fuera esta noche”.

La propuesta, que surgió por el deseo de hacer teatro, comenzó el año pasado tras la idea de presentar un proyecto teatral en Buenos Aires que no pudieron concretar. En marzo de este año, el grupo decidió avanzar e inició la preparación general y de ensayos que a lo largo de las semanas fue intensificando.

Su música es original de Ivana Campos que compuso tanto las melodías que acompañan la puesta en escena, basadas en el texto, como la sonoridad en su conjugación con los cuerpos y objetos que se presentan.

“Soy parte del elenco, desde adentro ves como pasa la música, que es lo que puede surgir. Buscar un poco la idea española. Qué sucede, qué la define, qué rítmica tiene. Con las herramientas que teníamos que se podía hacer y no ir más allá de nuestras capacidades.”, identificó Ivana. Además destacó el desafío propuesto y el trabajo realizado por el grupo ya que la protagonista no es cantante, y por lo tanto, la labor en profundidad para amoldar las diferentes voces de los artistas.

“El texto está cercano al original. Tiene un sistema de cuadros, no de escenas, que son más cortantes, se entiende que pasó tiempo y lugar. En esos cuadros siempre hay texto y poesía. Se cambió del tú al vos porque no manejamos un código, una puesta, realista. La música también, no entra de manera realista a la obra. Entra más pensada en esta poesía lorquiana, más poético, metafórico. Entonces el texto no fue modificado, el texto fue trabajado a nivel puesta, tanto la música, la actuación y los personajes”, expresó el director de la obra.

Sin escenografía, la propuesta es trabajar lo atemporal, por su carácter de tragedia clásica, contar la pregunta que se hace la obra a través de una puesta que cuente su metáfora. “Los clásicos son clásicos porque nos hacen preguntas. Y hoy en día las preguntas que se hacen nos siguen haciendo ruido. Eso puede estar pasando hoy, hace cien años, dentro de cuarenta. Puede estar pasando en Luján, en otra ciudad. Todo acompaña a la idea de que es un lugar pero no se sabe dónde. Trabajamos mucho que el cuerpo cuente lo que está pasando”, comentó Manuel.

El espacio de la biblioteca surge en la búsqueda de un proyecto alternativo, que provoque un cambio en la relación con el público, que sea más cercana. “Es una obra que trabaja mucho el vínculo con el público sin bien no es directo. Y está bueno pensar el teatro por fuera del teatro. Hoy en día se puede hacer teatro en cualquier lugar. Ya no tenemos esa cabeza de que hay que sentarse en la butaca y ver una obra en el escenario con luces, escenografía, vestuario y empezar a pensar el teatro de otra manera. Y además fomentar un lugar como la biblioteca está buenísimo”.

Finalmente, el grupo destacó el trabajo realizado y el apoyo para ser posible el estreno. “Nos encontramos con gente que tenía ganas de hacerlo, participar y recibimos bocha de amor”. Así, destacaron a Cecilia Lauberge en vestuario; July Pretzel en diseño gráfico y fotografía; Manuel Escola, Federico Aime y Lucas Mehaudy en iluminación; la biblioteca Ameghino, artistas que participaron en las varietés para juntar dinero, Sol Parra en peinado, Juan Ristok y Victoria Campos que ayudaron en la música y voces; y a los amigos que en el ensayo general dieron su devolución.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre