Fotos: Victoria Nordenstahl

Entre los cerca de 300 mil trabajadores y trabajadoras que se congregaron frente a la basílica, variedad de referentes políticos enfrentados al gobierno ocuparon los primeros lugares. Mientras la jornada terminaba, algunos dejaron sus voces a modo de despedida.

Suenan las estrofas del himno nacional argentino. Llueve pero el público se lo aguanta, corean y agitan las banderas argentinas. Parece un acto político, y quizá lo sea, pero la convocatoria decía otra cosa: Encuentro de Fe, misa o ceremonia ecuménica, según a quién se le consultaba. Monseñor Agustín Radrizzani culminó con la bendición y los miles de trabajadores emprendieron la vuelta a casa.

Los referentes políticos que se hicieron presentes en Luján y siguieron la misa desde la primera fila, se retiraron lentamente. Algunos decidieron esperar en la plaza, cerca de la gente y, selfie de por medio, recibieron los saludos y las preguntas de la prensa.

Con el abrazo fraterno entre el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani y uno de los impulsores de la multitudinaria movilización, Hugo Moyano, el líder de Camioneros, rodeado de varios guardaespaldas, se metió rápidamente en su camioneta y aceleró su salida del palco central, pero dejó una de sus pocas declaraciones a la pasada, «fue una convocatoria buenísima, a pesar de la lluvia», soltó mientras se cerraba la puerta corrediza.

A poco metros Julián Domínguez, abogado de SMATA, puso el foco en la fe del pueblo trabajador y resaltó los derechos perdidos por los laburantes: “Todos trabajaron para este encuentro. Es un sentimiento de fe del pueblo trabajador. Como miembro de SMATA contribuimos, porque entendemos que este es el camino para convocar a la unidad y para defender al pueblo trabajador, a los que más necesidades tienen”.

Entre abrazos y abrazos Fernando Espinoza ex Presidente del PJ Bonaerense llamó a rezar por la los más necesitados y afirmó que a los argentinos ya no les alcanza la plata: “El lema es pan, paz y trabajo, pero por sobre todo es una gran marcha de fe. Venimos a pedirle a nuestra patrona, por todos los que están sufriendo, por los que están teniendo tantas necesidades, en esta que es la segunda crisis más grande, económica y social, después de la de 2001. Una inflación que está por las nubes, que está terminando con los bolsillos de los trabajadores, la plata no alcanza y a los que no tienen trabajo ya están desesperanzados”.

Leonardo Nardini, Intendente de Malvinas Argentinas habló sobre la situación compleja por la que está atravesando el país y aseguró que “la gente no la está pasando bien, hay un claro sentido de pérdida del poder adquisitivo de la clase trabajadora. Esto es un llamado de atención para que el gobierno escuche las necesidades de la gente”, enfatizó el dirigente peronista, de cara a la aprobación del presupuesto 2019.

Por su parte, el Diputado por Buenos Aires Felipe Solá también fue claro en marcar su postura y asegura que lo que se está viviendo actualmente en la Argentina, no recuerda “haber vivido nada similar. La situación es desesperante para muchos argentinos y muy grave para otros. Venimos a pedirle a la virgen de Luján, que es la patrona de todos los argentinos, para que las cosas cambien”. También tuvo tiempo de referirse al peronismo en la actualidad y sostuvo que “lo que veo es que cada vez se va creando más un sentimiento de unidad, frente a una situación muy grave para todos nosotros”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí