Desde la Comisión de Control y Seguimiento por la relocalización de familias inundadas denuncian que no hay avances serios en la gestión. De las 202 viviendas que contempla el convenio original 30 fueron entregadas, otras 88 están licitadas pero el municipio planifica entregar 30 el año próximo.

La Comisión integrada por vecinos relocalizados, familias inundadas, referentes de organizaciones sociales y cuadros técnicos de la Universidad Nacional de Luján advirtieron que si el municipio sostiene este ritmo de trabajo que implica «la entrega de 30 unidades cada dos años indicaría que la obra podría extenderse cinco o diez años más».

Fragmentar en varias partes la entrega de viviendas trae una amenaza a la organización y solidaridad de las familias inundadas. En ese sentido advirtieron desde la Comisión de Control y Seguimiento que «la primera entrega de viviendas ocasionó un conflicto entre los vecinos. Debieron seleccionarse sólo 30 familias de 202, que accedieron a su vivienda en junio 2016».

La planificación consensuada no está siendo llevada adelante y las consecuencias se viven intensamente en el barrio. «A la hora de dar la partida inicial, se dio un proceso vivido con angustia, agravada por la permanente amenaza de crecida del río. Hay que tener en cuenta que 172 familias debieron aceptar que quedaban para un segundo momento que juzgaban incierto».

Además afirmaron que «el municipio de Luján dijo entender las razones y se comprometió a entregar las 172 viviendas en solo dos etapas, con 88 y 84 entregas en cada una. No parece ser lo que está ocurriendo».

La semana próxima podría darse una reunión entre funcionarios provinciales y locales con integrantes  de la Comisión Mixta de Control y Seguimiento. Los representantes del estado buscarán apurar la entrega fraccionada de viviendas frente a la exigencia de los vecinos para que se cumplan las promesas tal como se anunciaron.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí