21.5 C
Luján
3 febrero 2023

Veranito del ’45: el derecho a las vacaciones pagas

Parece un privilegio al que cada vez acceden menos laburantes, pero el derecho a tener vacaciones pagas fue conquistado, un día como hoy, hace 77 años. El rol de los sindicatos, el decreto del secretario de Trabajo, Juan Domingo Perón y una mirada al escenario actual.

spot_imgspot_img

Corría 1945 y desde la Secretaría de Trabajo y Previsión Social de la Nación, el coronel Juan Domingo Perón instituía el Decreto Nº 1740 incorpora una buena nueva al mundo del trabajo en argentina. El derecho de los y las trabajadores a tener vacaciones pagas hoy cumple 78 años.

Aquella iniciativa tenía como fundamento dar respuesta a una creciente demanda de los sectores sindicales organizados e incorporaba la idea de que el pueblo laburante pudiera conocer la patria. A partir de entonces, historiadores y estudiosos de distintas disciplinas registran modificaciones en toda nuestra geografía turística y el ejemplo de Mar del Plata se repite. Aquellas playas, al paso del tiempo, se transformaron en uno de los escenarios más populares para veranear barriendo con lo que durante décadas fue la «capital del ocio burgués».

Dos iconos de este proceso durante el peronismo fueron Chapadmalal y Embalse (Cordoba). Millones de laburantes junto a sus familias conocieron el mar o las sierras.

Mar del Plata, uno de los destinos populares elegidos cada verano por los y las trabajadoras.
- Advertisement -

Con el paso de los años, los sindicatos tomaron la bandera de las vacaciones pagas para los y las laburantes como una de las más importantes, junto a la defensa de derechos como la jubilación y la asistencia médica. Así como desarrollaron obras sociales, se construyeron hoteles para afiliados y afiliadas a gremios a lo largo y ancho del país.

Desde SUTEBA y la CTA de los y las trabajadoras, Fernanda Rodríguez nos cuenta que en la tarea gremial «hemos ido por muchos derechos más aunque sin dudas el derecho de las vacaciones pagas ha sido uno de los grandes pilares de las conquistas sociales de Perón. Seguimos insistiendo en la no vulneración de todo lo adquirido y creemos que es necesario seguir construyendo el futuro desde una memoria colectiva y social. Nuestro sindicato, día a día, trabaja para poder brindar, entre otras tantas acciones, un turismo accesible, solidario y recreativo que permita el derecho al ocio, a la diversión y al descanso». Como cada año, se organizan viajes de docentes a diferentes puntos turísticos como San Luis a la que partió una delegación de Luján con precios mucho más bajos que lo que hubieran pagado como particulares.

***

- Advertisement -

En paralelo al empuje de los gremios, el Estado Argentino desarrolló programas que facilitan el acceso de las clases populares a puntos turísticos. El proceso no es lineal y según la oleada ha contado con mejores y peores noticias para quienes viven de su fuerza de trabajo. La dictadura militar, por ejemplo, mantuvo las vacaciones como un derecho formal aunque vació todas las iniciativas de acceso de los sectores laburantes al turismo nacional. Más tarde, con la recuperación de la democracia se intentaron apuestas, aunque para entonces ya eran menos quienes accedían al empleo formal y mayores los desafíos de llegar a fin de mes. La historía continúa con vaivenes hasta la actualidad.

Algunas propuestas surgidas en los últimos años invitan al optimismo: la recuperación de unidades turísticas como la de Chapadmalal que tiene en funcionamiento seis de sus nueve hoteles y están en obra los tres restantes o las más de tres mil plazas habilitadas en Embalse. Otros beneficios para hacer menos costosos los viajes como «Previaje» y hasta la posibilidad de que pibas y pibas de secundario tengan su viaje de egresado financiado por el Estado van el mismo sentido.

Un continente de pibes y pibas de Luján partió recientemente a Chapadmalal. Participan de actividades deportivas impulsadas desde el municipio y este verano podrán reforzar la grupalidad y pasar tiempo libre en la playa. Otros ejemplos se repiten en el Centro Nacional de Desarrollo Deportivo (CeNaDe) y otros tantos destinos.

Del mismo modo, la Dirección de Géneros del Municipio de Luján articulando con el programa provincial «Mar para Todxs» viajará junto a 43 mujeres que están siendo acompañadas por el Estado ante situaciones de violencia por razones de géneros. Otros 30 municipios emprenderán el mismo viaje.

***

Aun con iniciativas positivas, el escenario actual, dista de aquel registro cercano al «pleno empleo» que empezaba a configurarse cuando las vacaciones se establecieron como un derecho y hoy apenas la mitad de los y las trabajadoras tiene un patrón a quien reclamarle, o un gremio activo, organizado y firme que les represente.

En el escenario actual y según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) el 27,5% de los y las trabajadoras no percibe un salario estable ni está formalizado. Son 3,6 millones de personas. Al dato se suma otro aún más preocupante, el 7,1% de desocupación, que se traduce en más de un millón de personas que no encuentra empleo.

Una inmensa marea de laburantes informales busca subsistir y sus vacaciones – como un derecho – se transforman en una rémora de nuestros antepasados o en un privilegio para pocos. Lejos de abarcar a la totalidad o siquiera a una medida representativa de esta clase trabajadora y popular, algunos ejemplos se abren paso y buscan contagiar una militancia que combina la historia con la actualidad respecto al derecho a vacaciones. Este verano, por ejemplo, cerca de 2 mil laburantes de la economía popular accedieron a paquetes turísticos accesibles para pasar 5 noches en Chapadmalal o Embalse (Córdoba). Son recicladores, vendedores ambulantes, albañiles, costureras, quienes sostienen comedores y merenderos, entre tantos rubros y oficios, que no tienen un patrón a quien reclamarle sus derechos. En cambio, organizaciones populares nucleadas en la Unión de Trabajadores Excluidos van generando alternativas para que meter las patas en la playa o conocer las sierras cordobesas sea posible.

Marcelo Medina, albañil y referente en el Movimiento de trabajadores Excluidos – UTEP comenta que desde hace dos años están organizando las vacaciones del sector. Son cerca de un millón las y los laburantes de la Economía Popular organizada en todo el país. Por primera vez, este año hay quienes viajarán a Chapadmalal y Embalse (Cordoba).

«En noviembre comenzamos a trabajar en anotar a los compañeros para estos paquetes donde la tarifa fue de 20 mil pesos e incluía el traslado ida y vuelta y el alojamiento por siete días en los hoteles y tres comidas» detalla Medina. Los cupos son de 180 personas por semana para la playa y otras 60 para conocer las sierras. Una iniciativa que también se sostiene bajo la premisa del derecho al tiempo libre y a la posibilidad de conocer la geografía argentina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,158SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMAS NOTICIAS

Últimas Noticias

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.