Foto: Julieta Brancatto

Estudiantes universitarios finalizaron las 48 horas de toma parcial de la Sede Central de la UNLu con un corte de la ex ruta N°7 a la altura del puente control. Reclamaron por mayor presupuesto universitario, un comedor autogestionado y salarios dignos para los docentes que rechazaron la última oferta del gobierno.

Cerca de cien pibes y pibas de la Universidad Nacional de Luján realizaron un corte de ruta en la ex ruta N°7 para continuar visibilizando el ajuste en la educación pública impuesto por el gobierno nacional. Desde la miércoles a la noche agrupaciones estudiantiles mantuvieron tomados varios pabellones, el hall central y el Consejo Superior.

Luego de una asamblea que comenzó pasadas las 16 horas, el estudiantado decidió el corte de ambos carriles de la ruta para visibilizar el conflicto educativo. Con participación de docentes de ADUNLu, los reclamos estuvieron dirigidos al presidente de la Nación y a la gobernadora  María Eugenia Vidal.

“Traigan a Mauricio y a Vidal para que vean que este pueblo no cambia de idea, pelea pelea por la educación” fue el cantito que más se escucho entre la juventud.

Pasados unos minutos de iniciado el corte, y con el precedente de presencia de gendarmería durante la mañana, cuatro móviles de la policía bonaerense se acercaron para charlar con representantes de la comunidad educativa. Los efectivos comunicaron a las y los estudiantes que se quedarían a un costado solo por seguridad y control.

Sobre el final del corte se sumaron efectivos de civil en móviles particulares y sin identificaciones. Dialogaron con sus pares uniformados y sacaron fotos a los manifestantes y el periodismo, una practica que se volvió frecuente y sin disimulo alguno en las últimas manifestaciones públicas.

Presencia de efectivos policiales durante el corte de los estudiantes de la UNLu. Foto: Julieta Brancatto

Las medidas de fuerza de las organizaciones se enmarca en un reclamo a nivel nacional en donde hay más de 22 unidades académicas tomadas y a 57 universidades nacionales en lucha. Además de la paritaria docente y el recorte presupuestario, la situación educativa se agrava tras la confirmación del presidente Mauricio Macri del traspaso del ex Ministerio de Ciencia y Tecnología a rango de secretaría, dependiente del Ministerio de Educación.

Durante asambleas realizadas durante la toma, el estudiantado cargó contra el rectorado acusándolo de difundir información errónea para deslegitimar la lucha estudiantil. “Repudio a las maniobras de desinformación que generó la gestión de la universidad, con el comunicado institucional de la misma, donde afirma: “Ante la toma de una parte de las instalaciones de la sede central (…) por algunas agrupaciones estudiantiles, y ante la imposibilidad de garantizar el normal desarrollo de las actividades, se suspenden las mismas en la sede central durante los días 6 y 7 de septiembre de 2018”. Esta y otras maniobras apuntan a generar confusión en la comunidad universitaria toda acerca de las resoluciones de la asamblea, con el claro objetivo de aislar y deslegitimar el reclamo”.

Un reclamo que continua

El Congreso Extraordinario de CONADU Histórica resolvió rechazar la propuesta salarial del gobierno por considerarla insuficiente ya que no cubre el 30% solicitado por esta Federación frente a una inflación estimada por el propio gobierno del 42%. Asimismo, se ratificó la continuidad del plan de lucha con cese total de actividades para la próxima semana (del 10 al 15 de septiembre), confluyendo el 12 de septiembre con los cortes y movilizaciones de la CTA Autónoma y sus sindicatos.

En tanto que el 13 de septiembre, la comunidad universitaria tendrá una nueva movilización en conjunto con todos los niveles educativos al Congreso de la Nación para exigir el fin del ajuste a la educación y para reclamar acciones legislativas de emergencia presupuestaria para la universidad pública, la educación y la ciencia y la tecnología.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre