La olímpica Silvia Borgini dio su punto de vista sobre el proyecto de reforma de la pileta del Club El Timón y aseguró que “si yo tuviera muchísimo dinero, donaría parte para que tuvieran su gimnasio, pero en un lugar pensado para eso. La pileta no la toquen”.

Hablar de este tema la moviliza mucho. Siempre se caracterizó por ser una persona humilde, tímida a la hora de hablar con la prensa, aunque esta vez quiso salir a dar su opinión. Aquella pileta que la vio clasificar a un juego olímpico a la corta edad de catorce años hoy se ve amenazada y no quiere quedarse de brazos cruzados.

La pileta que tuvo su momento de esplendor durante los 70 y 80, con el funcionamiento del emporio de Don Julio Steverlynck, quien le brindaba el agua caliente. Esa pileta en la que una joven logró la plaza para Munich, en 1972.

Ante el inminente comienzo de las obras para taparla de tierra y hacer un gimnasio Borgini dijo: “Cometen un error. Taparla es matar a la historia. Es como decir que yo no fui a las olimpíadas. Que en ese edificio no hubo una pileta”.

La deportista destacada de la institución de Jáuregui, recorrió las instalación junto a Ladran Sancho y abordó las alternativas: ”Mi idea no es que socios vayan contra socios. Creo que hay que ver la posibilidad de que sea declara monumento histórico. No tienen que buscar mucho, porque la historia está en la pileta”.

Foto: Julieta Brancatto

-En 2004 se realizó una asamblea en donde se votó para ver si se tapaba o no la pileta ¿Vos participaste de esa asamblea?

-Cuando se hizo a mi no me avisaron. A los socios vitalicios no les avisaron. Yo me entero porque me fui con mi marido al club y me dicen que estaban haciendo la reunión para cerrar la pileta y llegamos tarde, ya había terminado.

-¿Qué opinas sobre el proyecto?

-Me parece bárbaro que se haga un gimnasio, pero que se haga en otro lugar. Este lugar se hizo para una pileta. Que lo hagan desde los cimientos, para tanta cantidad de gente, con la mejor tecnología. Si yo tuviera dinero, donaría parte para que tuvieran su gimnasio, pero en un lugar pensado para eso.

-¿Qué te sucede cuando la ves en estas condiciones?

-Yo no voy al club por eso. Porque cuando voy la veo llena de cosas como si fuera un depósito. Está así porque quienes estuvieron en la comisión directiva no hicieron nada para reflotarla. Yo abro esa puerta y me da mucha angustia.

-¿Qué sentís cuando te dicen que el lugar dónde vos te preparaste para un Juego Olímpico lo van a tapar?

-Me da mucha lástima. Me da mucha tristeza que quienes quieran hacerlo no tengan historia. Me da  pena por la comisión directiva, porque creo que es gente joven con empuje, pero no es lógico. Nosotros nos vamos, pero lo que queda es la historia, es la raíz.

Volver a Munich después de los Juegos:

Silvia Borgini volvió a tierras alemanas a rememorar viejos momentos que marcaron el pico más alto de su carrera como deportista: “Estuve hace unos días en Munich y me saqué todas las fotos que no me pude sacar cuando era chica. Sinceramente encontré todo tal cual como estaba cuando yo fui a los catorce años. Fue como revivir todo. Y ahí estaba la pileta donde competí, que está rajada, y la están arreglando para volver a ponerla en funcionamiento”.

Foto: Julieta Brancatto

-¿Qué le decís a los más jóvenes que no vivieron esa época de mayor esplendor de la pileta y que por ahí es por eso que tienen pensamientos diferentes?

-Lo que pasa que no vivieron la época que vivimos todos, en el auge del Club Náutico El Timón, en dónde no solamente salió una nadadora olímpica, sino que salieron campeones argentinos, todos iban a nadar, a jugar, por salud.

-¿Qué crees que tiene que hacer el club para encontrar otras alternativas?

-Yo creo que tienen que hacer un estudio. Ver la posibilidad de que sea declara monumento histórico, porque tiene historia. Tienen como para hacerlo, no tienen que buscar mucho, porque la historia está en la pileta. El que quiere puede, yo creo en eso.

-¿Soñás con volver a verla funcionando?

-Eso hace años que lo sueño. Me encantaría verla funcionando. No tengo nada en contra de nadie y creo que en algún futuro la vamos a tener con agua caliente, llena de gente y haciendo natación. No es un sueño imposible, es un sueño que va a ser realidad.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí