6.7 C
Luján
viernes, 7 mayo 2021

Una ordenanza para frenar el acoso callejero

El proyecto, que comenzó a trabajarse en el ámbito del Concejo Deliberante esta semana, propone crear una contravención para el acoso en la vía pública.

A fines de noviembre del 2020, chicas adolescentes de la ciudad, a través de redes sociales, visibilizaron una serie de situaciones graves de acoso en la calle, sucesos que forman parte del día a día para muchas mujeres, jóvenes y niñas.

Comentarios obscenos enmascarados como “piropos”, gestos y exhibicionismo, hasta la toma de videos y fotos sin consentimiento, e incluso persecuciones y amenazas fueron algunas de las situaciones que comenzaron a viralizarse y a cobrar carácter público.

A través de varios grupos de WhatsApp mujeres de la ciudad se organizan como redes de circulación de información, contención y articulaciones políticas. El hartazgo y la preocupación orientó un reclamo: por el derecho a habitar las calles.   

Por esas semanas, referentas feministas, y feministas que trabajan en instituciones del Estado, tomaron la posta y organizaron una jornada con talleres y arte en la Plaza Colón. La tarde finalizó con más de 200 mujeres, en su mayoría adolescentes, marchando por las calles de Luján. 

Los talleres que tuvieron lugar aquella tarde pensaron el acoso en distintos ámbitos, como la calle, los boliches, el transporte público y la escuela. ¿Qué se puede hacer en Luján, en materia de política pública, para frenar estas situaciones de violencia?, fue la pregunta disparadora. 

La respuesta empezó a cobrar forma a partir del trabajo de distintas áreas del gobierno y del ámbito deliberativo. Esta semana, el proyecto construido, que propone crear una contravención para acoso en la vía pública y lugares de acceso público, comenzó a trabajarse en el Concejo Deliberante para su posterior tratamiento en el recinto. 

El proyecto de ordenanza, que contó con el trabajo de militantes del feminismo local, junto con la Dirección de Géneros, la Dirección de Juventudes y las concejalas Carolina Francia y Griselda Krauth, retoma aquellas experiencias compartidas en los primeros debates públicos y entiende que el acoso callejero se manifiesta como: 

  1. Comentarios directos o indirectos referidos al cuerpo o a la vestimenta, no consentidos.
  2. Fotografías y/o grabaciones no consentidas.
  3. Contacto físico no consentido.
  4. Persecución o arrinconamiento.
  5. Exhibición de partes pudendas, exhibición de la masturbación o gestos obscenos. 

El acoso en la vía pública integra las violencias por razones de género reconocidas por la Ley 26.485, de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres. Sin embargo, no constituye un delito en el Código Penal. 

La legislatura porteña, así como otros municipios de la Provincia de Buenos Aires, entre ellos, Mercedes, Trenque Lauquen y Pergamino, marcan el precedente en la incorporación de la figura de acoso callejero en el Código Contravencional. 

Pero… ¿qué es una contravención? Su definición indica que se trata de un acto que rompe las normativas vigentes, que puede poner en riesgo a otros, o que daña propiedades privadas o públicas, se trata de una “falta menor”, que no está tipificada como delito. 

Por lo general se aplican a faltas en relación con las reglas de tránsito, pueden ser de carácter doloso o culposo, y el resarcimiento es a través de una multa por un monto de dinero que varía según la gravedad de la contravención. 

En este caso, la multa estará cuantificada a través del sistema de módulos (cada módulo corresponde al valor del 1% del salario mínimo municipal), que según la gravedad del hecho, podrá ir de 80 a 300 módulos, con la posibilidad de reducir en un tercio realizando el curso en perspectiva de género del programa que capacita a choferes de autotransporte público y privado de pasajeros.

El proyecto propone, además, que las denuncias puedan ser realizadas telefónicamente a través del número 147, o al Centro Operativo de Monitoreo (COM), mediante la página web del municipio y que, ante cada denuncia recibida se dé intervención al Juzgado de Faltas o al organismo municipal, provincial o nacional que corresponda a la situación denunciada.

En caso de ser aprobada, la ordenanza establecería capacitaciones en relación con el acoso callejo para todo el personal público involucrado en el proceso desde la toma de la denuncia. Deberán ser capacitados: personal del COM, de Patrulla Urbana y Juzgado de Faltas. Se invitará a la Comisaría de la Mujer y al Juzgado de Paz a participar de la capacitación referida.

La propuesta define como autoridad de aplicación a la Secretaría de Seguridad Ciudadana y al Juzgado de Faltas como institución responsable de aplicación de las sanciones. Además, establece que los fondos generados a partir del cobro de las multas sean asignados a la Dirección de Géneros y Diversidad del municipio, con el fin de solventar las capacitaciones mencionadas anteriormente.

El texto ya cuenta con algunos vistos buenos en el Concejo Deliberante, y seguirá trabajándose en comisiones, con la posibilidad de ser tratado en la sesión ordinaria del 26 de abril.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,830FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,012SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.