10.4 C
Luján
1 julio 2022

Una ley a medida, la habilitación de la termoeléctrica cada vez más cerca

El gobierno ya preparó el proyecto de ordenanza y pide dos excepciones para dar luz verde a Araucaria Energy: la rezonificación de la parcela donde ilegalmente se instaló la central termoeléctrica y la que refiere a las industrias de tercera categoría.

spot_imgspot_img

El final de una historia de enredos y contradicciones está cada vez más cerca. Apenas unos cuantos escalones que separan el despacho del Intendente del Concejo Deliberante es la distancia entre el ruido y la normalidad. La marcha de Araucaria Energy hacia la legalización parece emprender un camino inevitable.

La empresa se instaló en Luján a inicios del macrismo bajo el decreto de emergencia energética, arrastrando deudas y acreedores de peso internacional como el fondo buitre Blackrock y salteando varias normas locales. Entre ellas, el Código de Ordenamiento Urbano (COU), ya que la zona en la que se instaló no es apta para industrias; y la Ordenanza N°6224 que prohíbe la radicación de industrias de tercera categoría como la central de Araucaria Energy.

Una decisión sin relato, llena de contradicciones y silencios, se confirmó en el seno del gobierno esta semana cuando enviaron la opinión del Departamento Ejecutivo junto con un proyecto de ordenanza que pide la habilitación de la central termoeléctrica al Concejo Deliberante.

En un texto de cuatro artículos solicitaron dos excepciones. Con firma del director de planeamiento urbano y hábitat, Pablo Girotto, el proyecto de ordenanza que podría tratarse en la próxima sesión del HCD, pide que el predio donde se instaló la termoeléctrica sea considerado como «Zona C, industrial exclusiva»; el siguiente artículo pide la autorización para radicar una termoeléctrica que hace 5 años funciona allí; y el cuarto artículo requiere la excepción a la Ordenanza N°6224 que prohíbe industrias de tercera categoría.

Macri, Vidal y Aranguren (Energía) inaugurando centrales de Araucaria Energy bajo la promesa de reducir el costo de la energía y disminuir los cortes.

Si desde 2017 a la fecha no consiguieron status legal, fue por estas dos normas locales y por la resistencia de un núcleo político y un entramado comunitario que resistió bajo el argumento de la contaminación y la soberanía de la comunidad capaz de decidir sobre la planificación de su territorio.

Para ser más claros: durante dos años (2017-2019) mientras la derecha pedía habilitar la termoeléctrica, el peronismo se negaba siguiendo el hilo de la movilización que incluía a partidos, organizaciones, gremios, vecinos y vecinas. Algo ha cambiado. 

¿Qué es una industria de Tercera Categoría?

Tras el cierre de la curtiembre Curtarsa en Jáuregui una cosa quedó clara: nunca más industrias contaminantes en nuestro partido. La disyuntiva entre el desarrollo y el costo ambiental no puede saldarse dejando el tendal de pacientes oncológicos y vidas truncadas. Así lo expusieron desde Lalcec “Padre De Marco” durante el último festejo de aniversario del pueblo cuando ratificaron «No a la contaminación, sí a la vida». 

De aquella experiencia de lucha contra Curtarsa nació la Ordenanza N°6224 que prohíbe la radicación, en nuestro partido, de industrias clasificadas como «tercera categoría». En el ranking ambiental, la industrias de tercera categoría superan los 25 puntos del Nivel de Contaminación Ambiental (NCA). Para tener una idea, la central termoeléctrica de Araucaria Energy computa 50 puntos según un estudio reciente del Ministerio de Ambiente de Provincia.

Desde las áreas de Producción y Ambiente del Municipio explicaron que no tienen jurisprudencia sobre este tipo de empresas. Siguiendo las normas que regulan las habilitaciones y controles de las industrias, dejaron en claro que la función del municipio se limita a las industrias de primera (hasta 15 puntos de NCA) y segunda categoría (entre 15 y 25 NCA).

El jefe de gabinete Matías Fernández encabeza la comitiva oficial que recorre la Central Termoelectríca de Luján. Más tarde comunicarían que la empresa genera trabajo y que aporta energía a la red nacional. Año 2022. Foto: Prensa Municipal

¿Entonces? En Luján rige una norma de la cual no puede el municipio garantizar su cumplimiento. En ese sentido, las áreas competentes resaltaron el espíritu de la Ordenanza N°6224, pero cuestionaron que «tiene vicios en su redacción y un desanclaje con la normativa provincial vigente».

Sin embargo, la norma existe; y si Araucaria quiere ganar status legal tendrá que conseguir una excepción en el Concejo Deliberante. Al menos así se resolverá, si todo sale como propusieron desde el Ejecutivo, en los próximos días.

Una traducción que nos permitimos a esta altura de los acontecimientos podría decir: Todo bien con frenar la contaminación, pero en el plano jurídico andamos flojos. O al menos eso dicen desde Producción y Ambiente. Y se sabe que quien puede, aprovecha los grises en su favor.

Desde Producción y Ambiente también recomendaron actualizar los estudios de impacto ambiental y «a la vista del tiempo de funcionamiento transcurrido, la realización de posibles efectos ambientales negativos ocurridos a la fecha».

«Silencio dijo el cura, silencio dijo el juez»

En las 29 páginas de exposición de varias secretarías del gobierno nada se dice del amparo legal que presentó el intendente Boto tiempo atrás, con patrocinio del actual director de ambiente, Brian Vega; aunque sus fundamentos se repiten, en parte, en el documento que remiten al HCD.

Si bien reconocen que la opinión de la comunidad es importante para dirimir estas cuestiones y validan el rol del Consejo Urbano Ambiental que se expresó en contra de habilitar la central termoeléctrica, evitan conclusiones y pasan la pelota.

Tampoco se hace mención a la declaración de «persona no grata» que el Concejo Deliberante hizo a la empresa por sus manejos que incluyeron aprietes a funcionarios, concejales y periodistas. Otra omisión, entre tantas, es la exposición de vecinos y vecinas ante la Defensoría del Pueblo, las encomiendas de comunidades educativas cercanas a la central, entre otras.

Araucaria Energy acaba de venderse tras varios meses en proceso judicial y en quiebra. En la declaración de divulgación que hizo Stoneway -empresa canadiense madre de Araucaria- reconocen ante los acreedores los problemas legales que enfrentar en Luján y otras jurisdicciones. La trama empresarial tampoco aparece en la opinión del gobierno.

Quien continúa la puntada casi sin hilo, es el responsable de la dirección de Planeamiento y Hábitat, Pablo Girotto, proponiendo, sin anestesia, una ordenanza hecha a medida de Araucaria Energy. En menos de una carilla presenta un proyecto que podría terminar con el carrusel de conflictos y habilitar la central definitivamente. Lleva el visto bueno de su superior Daniel Domínguez (Secretaría de Obras Públicas) y del jefe de Gabinete, Matías Fernández.

Aunque fue pedido específicamente por el Concejo Deliberante, sigue ausente la opinión del intendente, Leonardo Boto. Mientras fue concejal defendió a gritos desde su banca los intereses de la comunidad y cuestionó a la gestión de su antecesor por permitir el avance de la empresa. Una historia de 5 años no entraba en un solo PDF.

¿Y como sigue?

El Consejo Urbano Ambiental se expresó mayoritariamente en contra de habilitar la central termoeléctrica. El Ejecutivo, aún con ambigüedades, propone aprobarla; y la definición final será del Concejo Deliberante, que posiblemente resolverá la situación la próxima sesión ordinaria estipulada para el lunes 6 de junio.

Los llamados no paran, siempre por WhatsApp para que nadie pueda grabar. Por estas horas nadie arriesga un reglón de más, aunque es un hecho que una mayoría marmolada garantizará las manos suficientes para que Araucaria Energy consolide la habilitación.

También habrá negativas de un lado y otro. Será raro, para quienes profesan, que la política es la herramienta para cambiar las cosas, entregar el voto a los poderes económicos que ayer maldijeron. Los argumentos siguen en la senda que trazaron durante el macrismo: disminuir los cortes de energía y abaratar los costos; en Luján suman la generación de puestos de trabajo mientras niegan costo ambiental alguno. Si todo pasa en silencio, será menos doloroso para quienes incurran en una contradicción amarga y sin provecho público.

Así se dibuja la maqueta de una votación que por ahora no imagina otros movimientos, que siempre alteran el tablero: ¿cómo jugará la empresa en el tramo final? ¿Cuánto será el volumen de la resistencia en la comunidad? ¿Cuál es el costo de la movida? Todavía tenemos varios días y renglones por contestar.

1 COMENTARIO

  1. He apoyado a Boto en su gestión y seguiré apoyándolo en lo que hace a la descontaminación del Basural, pero no puedo entender que se haya dado vuelta en un tema tan sensible como éste. Y sin que la aprobación suponga en nada un progreso energético para Luján. Y respecto del incremento de mano de obra, nada, porque la construcción prácticamente finalizó y el funcionamiento no exigirá más personal que el actual.
    Sería lamentable ecológica y políticamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,126SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

Últimas Noticias

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.