El sacudón financiero producido luego de las elecciones del 11 de agosto llevó al Gobierno Nacional a tomar medidas económica para el sector PyME. Pequeños y medianos empresarios lujanenses, uno de los sectores apuntados por el gobierno, evaluaron las medidas.

La derrota electoral en las P.A.S.O y la corrida cambiaria de los días sucesivos llevó al Gobierno Nacional a tomar medidas económicas de corte proselitista para llegar a octubre. Aumento del piso del impuesto a las ganancias, quita del impuestos al trabajo durante septiembre y octubre, bonos de cinco mil pesos para trabajadores estatales y planes de pago para las PyMEs son algunas de intervenciones que pensó la gestión de Cambiemos.

Para evitar que la industria nacional se termine de desplomar, el Gobierno Nacional lanzó junto con la AFIP un plan que les da 10 años de plazo para ponerse al día a las pequeñas y medianas empresas. En este plan se podrán incluir deudas vencidas hasta el 15 de agosto con tiempo para inscribirse hasta fin de octubre. Además, decidió que se ampliará de 6 a 10 la cantidad de planes permanentes que pueden tener abiertos al mismo tiempo las PyMES.

Empresarios lujanenses analizaron las medidas tomadas y concluyeron que son insuficientes frente a la profundidad de la crisis que vienen sufriendo. «Estas medidas para las empresas que están enterradas es una ayuda que está bien pero lo que tiene que funcionar es la empresa. Y hoy las empresas están teniendo rentabilidad muy baja o negativa en la mayoría de los casos. Estas medidas no apuntan contra el problema real, nuestra empresa no tiene ninguna deuda con la AFIP pero ponemos plata todos los meses», comentó Carlos Diforti presidente de Algodonera Flandria.

A lo que agregó: «Los últimos dos meses parecía repuntar pero te agarra esta catástrofe económica y te destruye. Y ya veníamos de una situación espantosa. Es un poco de oxígeno para un enfermo que se está muriendo pero realmente no alcanza, es un paliativo. Está bien que se les de porque hasta hace poco no había absolutamente ninguna medida».

En otro rubro de la industria, Marcelo Barbani, dueño de Frio Ingeniería e integrante de Empresarios Nacionales, explicó que «no se tomó ninguna medida de fondo. Las medidas que ayudarían a las PyMEs serían rever las tarifas, desdolarizarlas, aumentar los salarios a los trabajadores y a los jubilados. Aún no se reglamentó ninguno de los anuncios que realizó el gobierno. Lo único bueno que se está comentando es que van a suspender los embargos por 90 días. Pero necesitamos medidas de fondo para solucionar la crisis industrial».

Esas dos medidas son una gota de agua en el océano ante una situación que se encuentra en estado crítico desde hace varios años y que se profundiza con el desequilibró financiero de las últimas semanas. Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) muestran que la industria cayó 6,9 por ciento anual en junio. En el primer semestre de 2019, la industria acumula una contracción del 9,4 por ciento anual.

En la producción manufacturera las bajas fueron generalizadas aunque dispares. La fabricación de automotores se contrajo 29,1 por ciento. La de muebles, 15,3 por ciento anual. La producción de metal, maquinaria y equipo cayó 10,5 por ciento anual. La textil, 13,4 por ciento. La de minerales no metálicos, 6,1 por ciento anual. La refinación de petróleo cedió 7,5 por ciento.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí