Tras el fallido sistema de la UTN, otra propuesta para ordenar el tránsito se discute entre funcionarios, concejales y miembros de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular. El proyecto busca dar de baja el convenio anterior, generar inclusión de cuidacoches y mecanismos de transparencia.

Durante el 2018 el gobierno municipal intentó montar un negocio con el estacionamiento medido conveniado con la Universidad Tecnológica Nacional pero fracasó. El plazo que fijaron por ordenanza para la instalación de parquimetros y la delimitación de la zona céntrica y la histórico basilical no se concretó y para peor, el período de prueba en el centro de la ciudad dejó más dudas que certezas.

Aquel proyecto destinaba el 60% de las ganancias a la UTN y el 40% restante al Estado municipal. Más allá de los montos, el sistema implicaba una amenaza para las decenas de hombres y mujeres que sobreviven de la actividad de cuidacoches y que en los planes originales de la gestión Cambiemos serían reemplazados por parquimetros.

Un punto de inflexión en los planes del gobierno fue la resistencia del sector de la economía popular cuando los y las laburantes impidieron que se demarque la zona de la terminal con una protesta que implicó el corte de la Av. Nuestra Señora de Luján.

Además, la pelea entre el Ejecutivo y el Concejo Deliberante por este proyecto llegó a tal punto que tuvieron que recurrir al poder judicial para que resolviera asuntos de competencias y determinara quien era la voz autorizada para regular el espacio público y resolviera el futuro del sistema de estacionamiento medido.

Así, el proyecto fue perdiendo avales desde 2016 a esta parte. Ahora, la gestión Cambiemos pone marcha atrás y busca alternativas para ordenar el transito. Lograron incorporar un nuevo sistema de foto multas para compensar las ganancias esperadas por la UTN y rediseñar el modelo de Estacionamiento Medido que debió incorporar a laburantes de la economía popular.

Borrón y cuenta nueva, la propuesta obrera

Por estas horas se discute avanzar en un nuevo sistema a partir de la iniciativa de los y las cuidacoches. Un proyecto basado en la experiencia del sector implementado en la ciudad de Bariloche que fue presentada como modelo a seguir ante concejales y funcionarios el año pasado y que tiene como puntos fuertes la inclusión social, la generación de puestos de trabajo, el control y la transparencia y la obtención de recursos para el Estado Municipal.

El proyecto de ordenanza que regulará el transito local está en pleno debate en una mesa compuesta por funcionarios, concejales y miembros de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular. Según anticiparon desde el municipio para febrero podría estar terminado el proyecto ya que hay consenso de las partes y solo restan ajustar detalles.

La nueva propuesta plantea la necesidad de un ordenamiento del transito en la zona céntrica e histórico basilical, la rotación en el acceso al micro-centro y la formalización y profesionalización del oficio desarrollado por décadas por los trabajadores informales llamados “cuidacoches” priorizando la contratación de empresas de carácter social o cooperativas de trabajo.

El sistema en el que se trabaja también tendrá un salto tecnológico que implicará el uso de una aplicación por celular mediante la cual el personal fiscalizará la chapa de cada vehículo para constatar pagos. Luego de un primer aviso, se notificará y un inspector de transito procederá a labrar el acta de infracción.

La zona prevista para la aplicación del nuevo sistema estará comprendida en dos áreas: desde Las Heras a 25 de Mayo, y Humberto 1º a Francia; y por otro lado la zona histórico basilical aún sin delimitar.

En el nuevo esquema, los cuidacoches pasarán a cumplir un rol de fiscalizadores del espacio publico, no manejarán dinero en mano sino que oficiaran de agentes que verifiquen el pago por parte de cada usuario y eventualmente podrán realizar avisos a la policía o agentes de transito al constatar infracciones o vehículos denunciados. Según estiman, se necesitará de al menos 40 trabajadores para abarcar la zona estimada.

De la herramienta tecnológica la encargada será la Universidad de la Plata que a diferencia de la Universidad Tecnológica Nacional no acumula en su curriculum denuncias por corrupción ni entongues con gobiernos municipales o empresas que usaron a la entidad educativa como sello para avanzar en las gestiones. Con sus particularidades, el sistema que desarrollo la Universidad de La Plata ya se utiliza en otros partidos como

Con el antecedente del convenio con la UTN denunciado por falta de transparencia, la Asociación de Cuidacoches que empujó la discusión de un sistema de ordenamiento de transito con inclusión social priorizó mecanismos de transparencia. En ese sentido, buscan que la aplicación del nuevo sistema está coordinado por una mesa de al menos tres partes: Ejecutivo, Concejo Deliberantes y CTEP; para que haya instancias de control entre unos y otros; y rendición de cuentas públicas.

Derecho adquirido, los y las protagonistas

Los y las cuidacoches de la zona histórico basilical acumulan décadas en la practica del oficio. En algunos casos desde hace 30 años se ganan el sustento para sus familias cuidando coches. Aunque tuvieron bajo las diversas gestiones sus intentos por regularizar la actividad nunca prosperaron y frente a la amenaza de los parquimetros tuvieron que mostrar lo que deja el saldo organizativo. Desde comienzos de 2018 iniciaron un proceso por la disputa del territorio que al poco tiempo se transformó en políticas públicas que garanticen la inclusión social y pusieron al Estado municipal en un rol protagónico del que escaparon sus gestores.

“Van a hacer 28 años que estoy acá. Un amigo me recomendó ir a la Cúpula para cuidar coches y ahí empecé con un permiso provisorio en uno de los playones, después me fui viniendo para acá para la zona de la terminal” recordó Miguel Sanchez, presidente de la cooperativa de cuidacoches.

Miguel marca un punto de inflexión en tantas décadas, el ingreso a la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular. “Nos están dando una mano enorme. Antes veníamos, nos poníamos el chaleco y cumplíamos un horario; ni nos poníamos a charlar. Ahora estamos todos juntos, hay diálogo, estamos unidos y nos organizamos. Antes no sabíamos quienes eramos, ahora conocemos nuestras historias, nos hicimos familia” resumió Sanchez.

“Yo trabaja en Capital y vine a una peregrinación a Luján por una promesa que hice y ahí conocí al que después fue mi marido. Cuidaba coches en la calle 9 de julio y cuando me quedé sin trabajo me vine a laburar con él” contó Maria sobre su inicio en el oficio hace ya 14 años.

En el proceso de un tiempo a esta parte en Luján recibieron a la cooperativa de cuidacoches de San Carlos de Bariloche de donde se desprende el proyecto de ordenanza con la perspectiva de ordenar el transito formalizando el trabajo de vecinos y vecinas que desde hace décadas realizan la tarea. Pero también desde Luján viajaron a otros municipios de la provincia para transmitir su experiencia de resistencia y organización.

El proyecto en el que avanzan los excede, creará más puestos de trabajo para sectores populares en un contexto de absoluta adversidad y abonará a la concepción del Estado y las Políticas Públicas como herramientas para la construcción de nuevos acuerdos sociales. Tras el fracaso del negocio privado, se abre paso una etapa distinta que deberá sentar precedente en el desafió de los y las laburantes por sobrevivir a la exclusión y parir nuevas herramientas políticas que garanticen mejores condiciones de vida para toda la ciudadanía.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre