Luego de fracasar el sistema de la UTN para el casco céntrico, el gobierno busca avanzar con una nueva propuesta que regule el casco basilical. Con más confusiones que certezas el nuevo estacionamiento medido no consiguió ser aprobado.

En febrero del 2017 tenía que entrar en vigencia el sistema de estacionamiento medido conveniado entre la Universidad Tecnológica de La Plata y el municipio. Sin embargo, la falta de cumplimiento en los tiempos, la judicialización de la cuestión y la suspensión de las multas hasta que la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires resuelva el litigio terminó anulando de hecho el sistema en el caso céntrico.

El objetivo original del Ejecutivo era, una vez instalado en la zona céntrica, extender el sistema de estacionamiento a la zona basilical. Con dificultades para avanzar en aquel proyecto, el oficialismo adelantó que se viene un nuevo sistema de estacionamiento medido e incluyó en los considerandos de la propuesta que la arteria principal de recaudación será la Avenida Nuestra Señora de Luján siendo cedida a la cooperadora del hospital local.

Sin embargo, en el cuerpo del proyecto no se menciona a la Avenida Nuestra Señora de Luján sino que la cesión de la zona del Parque Ameghino a la cooperadora del hospital local. El concejal Gabriel Jurina explicó «es una ordenanza que se hizo con una gran irresponsabilidad. El subsecretario de gobierno, Néstor Luciani, dijo que tenían que solucionar el problema de los trapitos del Parque Ameghino».

Con una ordenanza express presentada por la Secretaría de Gobierno y Relaciones Institucionales, a cargo de Rita Sallaberry, el Ejecutivo buscó avanzar con el proyecto aunque recibió el freno de los concejales de la oposición.

La edil del Frente Renovador, Silvia Scarzo fue quién tomó la iniciativa de señalar las debilidades de la ordenanza y sostuvo que «hay que evaluar si es conveniente ceder el espacio público para que otro lo explote y el municipio no se quede con nada». Al tiempo que  criticó que las tarifas no están reguladas y no haya transparencia sobre lo que vaya a recaudar la cooperadora. «En el articulo dos dice que la tarifa tiene que ser similar a las que establece la zona turística en la ordenanza 6766. ¿Qué es similiar? Tenemos que tomar recaudos, con este proyecto no tendríamos ningún tipo de control sobre lo que se recaude».

Por otro lado, la concejala del Frente Renovador explicó que en el dictamen se establece una serie de controles y penalidades que en la ordenanza no se reflejan. Como también critico el articulo cuatro de la ordenanza el cual fija que la cooperadora se hará cargo de la contratación del personal «bajo cualquier modalidad».

En la zona trabajan los cuidacoches conformados en cooperativa con permiso municipal  firmado en varias oportunidades por Rita Sallaberry y por el intendente Oscar Luciani, pero el gobierno parece haber cambiado de idea, y tiene en mente otros planes para ellos, por lo que propuso ceder a la cooperadora del hospital la explotación del lugar.

Los cuidacoches organizados en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular presentaron hace un año en el concejo deliberante un proyecto alternativo en donde proponian que el 60% de la recaudación quedé para la Asociación de Cuidacoches mientras el 40% lo retenga el municipio brindando asesoramiento técnico gratuito y dejando margenes de discusión para su implementación.

Sin soluciones a la vista, el oficialismo reconsideró e informó que volverían el proyecto a comisión para consensuar los puntos débiles del proyecto. Un nuevo punto de inflexión será la inclusión o expulsión de los cuidacoches que trabajan en la zona basilical o su reubicación. Por lo pronto, el debate continuará en comisiones.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí