Foto: Victoria Nordenstahl.

La asamblea de mujeres, lesbianas, trans y travestis realizó una actividad para recordar a las ancestras, a las y les silenciades de la historia oficial. Artistas y feriantes movieron la hechicería feminista, ¡y que el patriarcado arda!

Tras varios encuentros para planificar las jornadas que visibilicen y conmemoren el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, la Asamblea Feminista de Luján desarrolló el domingo su primera actividad cultural: un aquelarre en la antesala del Paro Plurinacional Transnacional.

Mujeres y disidencias se convocaron desde las 19:00 frente a la municipalidad. «Decidimos reunirnos a pesar de la lluvia, a pesar de otras actividades que iban en contra. La idea es compartir y siempre encontrarnos», expresaron desde la asamblea.

«Papel Nonas», un grupo de mujeres que hacen instrumentos de papel, tomaron aire y comenzaron con su canto colectivo. El fuego, sobre la vereda de la municipalidad, encadenó músicas, danzas, microteatro y poesía, configurando el ritual feminista. Feriantes con artesanías y plantas también sumaron sus creaciones a la actividad.


Además del sahumo, prendieron velas alrededor de un fogón para conmemorar los femicidios e invocar a las ancestras. Luego, compartieron fragmentos del libro «Calibán y la bruja» de Silvia Federici, para rememorar por qué eligieron hacer un aquelarre y por qué retomaron a las brujas.

«Solo el movimiento feminista ha logrado que la caza de brujas emergiese de la clandestinidad a la que se la había confinado, gracias a la identificación de las feministas con las brujas, adoptadas pronto como símbolo de la revuelta femenina. Las feministas reconocieron rápidamente que cientos de miles de mujeres no podrían haber sido masacradas y sometidas a las torturas más crueles de no haber sido porque planteaban un desafío a la estructura de poder», expresa uno de los fragmentos leídos.

Foto: Victoria Nordenstahl.

Por otro lado, para recibir a integrantes de la comunidad católica el domingo a la mañana, la Asamblea realizó una pegatina e intervino los puentes de ingreso a la ciudad y las columnas de la recova. Las consignas invitaban a repensar el “Sí a la vida. Sí a las mujeres” planteado por las altas cúpulas de la Iglesia Católica.

Una vez concretada la misa contra la legalización del aborto, les asistentes también dejaron sus mensajes en las paredes, tacharon las consignas y agregaron: «Sí a la vida es ser responsable antes», «Sí a la vida es educación en la fidelidad, y «Sí a la vida es a la no formación en género», entre otros dichos agresivos.

El lunes por la mañana, a partir de las 9:30, por las calles de la ciudad marchará la marea feminista, que saldrá desde San Martín y General Paz, con paradas en diferentes instituciones estatales y eclesiásticas, con intervenciones artísticas y políticas en cada una. Entre ellas, replicarán la performance “Un violador en tu camino” del colectivo chileno Las Tesis, frente a la Basílica de Luján.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí