Foto: Victoria Nordenstahl

Tartaglia dio a conocer los motivos de su renuncia al Complejo Museográfico «Enrique Udaondo». Cargó contra funcionarios de Cambiemos en Provincia y agradeció a Luciani por haberla bancado.

María Teresa Tartaglia de Silvano ocupó durante varias gestión la Dirección del Complejo Museografico Provincial «Enrique Udaondo». Sobrevivió a varios intentos de desplazamiento del cargo hasta el último, hecho público por el ex intendente Oscar Luciani frente a las autoridades de su mismo partido a nivel provincial en octubre de 2018.

Sin embargo, María Teresa para inicios de 2019 presentó la renuncia y encaró para la dirección de Cultura del municipio. A casi un año de aquella renuncia, la ex directora del Udaondo hizo publica las razones y el contenido de la carta, presentada en aquel momento, al ex ministro de Cultura de la Provincia, Alejandro Gómez.

Allí, Tartaglia da cuenta de los vaivenes del poder, las disputas y los malos tragos al frente del Udaondo. «No lo hice pública porque no quería perjudicar a nadie políticamente», aclaró en sus redes sociales. En la misiva del primero de enero del corriente, pero conocida apenas hace unas horas, la ex directora del Museo refiere a «estrictas razones de salud» pero también desglosa otras razones.

«Lamentablemente, nunca gocé de la libertad que otrora se me había confiado, resultando la Sra. Subsecretaria de Políticas Culturales de la Provincia de Buenos Aires, Florencia Zallio una “máquina de impedir”, desconociendo permanentemente mis decisiones, dando órdenes al escaso personal con que hoy cuenta el Complejo sin mi conocimiento, haciendo públicos correos privados recibidos en la Dirección, y hasta manteniendo un trato hacia mi persona que bien podría considerárselo como abuso de autoridad, mal trato y acoso laboral», carga en los primeros párrafos.

Al mismo tiempo expresa: «La falta de consideración hacia mi persona y hacia mi cargo, puede hasta considerarse una cuestión personal. Lo que no puedo tolerar es la carencia absoluta de profesionalismo para el cargo que la Sra. Subsecretaria ocupa, pretendiendo modificar sin rigor técnico, científico y/o histórico, los guiones que tradicionalmente le han dado el Complejo una impronta especial, única, reconocida en toda Latinoamérica».

«El desacuerdo permanente con su visión más ‘comercial’ que histórica del Complejo; el negarme cumplir el rol de asesora de la “Asociación Amigos del Complejo” (actividad que siempre han ocupado todos los Directores del Museo); y el trato descortés, desconsiderado y autoritario hacia mi persona, han hecho mella en mi salud, con problemas cardíacos, lo que impide pueda continuar en la función», continúa Tartaglia.

En la carta que publicó, casi un año después de enviada, María Teresa agradece al personal del Complejo Museográfico, al Concejo Deliberante y a las instituciones de Luján. También agradece especialmente a Oscar Luciani «por su permanente apoyo, aliento y comprensión».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí