El Centro Cultural Popular Carlitos Fernández del barrio La Loma recibió a vecinos y vecinas quienes bajo el plan Hacemos Futuro se capacitaron en salud reproductiva y sexual. La misma forma parte de un programa de capacitaciones, para la obtención de oportunidades laborales.

El programa Hacemos Futuro, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, busca que los ciudadanos terminen sus estudios, se capaciten en oficios y obtengan mayores oportunidades en el mundo laboral. En ese marco también se hacen capacitaciones “blandas” donde se adquieren herramientas sobre salud y desarrollo sexual, entre otros.

Hacemos Futuro es lo que antes de llamaba Argentina Trabaja, que hace poco tiempo fue modificado. Ahora los beneficiarios del subsidio deben terminar el secundario, hacer una capacitación en oficio y una capacitación “blanda”, que puede ser sobre cualquier tema, como salud, justicia o trabajo. En esta oportunidad, las coordinadoras locales abordaron la temática salud, y sus variantes.

“Elegimos salud porque es algo con lo que estamos familiarizados y que nos parece importante porque hay mucho que hablar sobre salud pública, social y comunitaria. A veces la gente no tiene mucha idea y se van abriendo paso en la vida cotidiana enfrentando a un sistema de salud que es difícil”, explicó una de las coordinadoras y tallerista.

“Como profesionales creemos que la salud se construye, que nadie es dueño y mucho menos el sistema médico hegemónico. Se construye entre pacientes y profesionales, entre la comunidad. Entonces nos parecía bueno hablar un poco del tema”, agregó.

El cambio estructural del plan Argentina Trabaja para convertirse en Hacemos Futuro generó y genera dificultades entre los trabajadores que, acostumbrados a las tareas laborales, se les vuelve costoso capacitarse y estudiar cuando hay muchos de ellos que hace tiempo que no lo hacen, otros que no terminaron el secundario o la primaria, y algunos que no saben leer ni escribir.

“La idea es que de a poco vayan adquiriendo conocimientos que aporten a mejorar su vida diaria, construyendo lazos y herramientas entre todos” señaló Mercedes, tallerista y trabajadora de Atención Primaria de la Salud. “Me parecía bueno comenzar con salud sexual porque es un tema que se está discutiendo mucho actualmente pero más que nada porque falta mucha información. La gente sabe un poco como para no estar tan perdida, pero sí hay mucho desconocimiento como para que le interese”, problematizó.

En ese sentido se abordó el proyecto de ley que busca despenalizar y legalizar el aborto; de qué se trata la Educación Sexual Integral y las dificultades para que el sistema escolar la implemente; y los métodos anticonceptivos y enfermedades, entre otros temas relacionados a la salud sexual y reproductiva.

“Lo hicimos en el Carlitos porque es nuestro lugar de encuentro con los vecinos, lo que genera una situación de confianza para que ellos puedan sentirse cómodos y expresarse. Entonces salieron muchos temas para debatir. Plantearon la falta de difusión y de información y contaron sus experiencias con sus hijos. Muchos coincidieron que al no haber hablado de sexualidad con sus padres, ahora no saben cómo reproducirlo con sus hijos e hijas”, evidenció la trabajadora.

Tras dos horas de charla y debate, los vecinos y vecinas se retiraron hacia sus hogares. Al finalizar una de las más calladas se animó a hablar: “A mí me gusta escuchar y aprender”, dijo. “Está bueno que lo vean así, como un aprendizaje. Hay mucha gente grande que le cuesta hablar, pero se fueron contentos y conformes. Fue una experiencia muy positiva” resumió la tallerista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre