Un cartel pegado en la vidriera de MegaStore acumuló a decenas de pibes y pibas que desde las 8 de la mañana hicieron fila para postularse y obtener un lugar de trabajo. El contexto de recesión a nivel nacional impacta en Luján con pérdidas constantes en puestos de laburos que no se recuperan.

«Vine como a las 9, pero había otros ya hacía una hora antes. Trabajaba en un corralón y ya no me necesitaban más. No sé cuánto ofrecen ni las horas que son», comenta Pablo con un currículum en mano dentro de un folio. Pablo es uno de los últimos de la fila que llega hasta Solo Deportes, pero también algunos y algunas se encolumnaron hacia el otro lado. En este escenario, el último de la fila ya tiene trabajo: sostener un talonario celeste y dárselo a el o la que llega.

Pero por estas horas las noticias no son las mejores para quienes se largan al mercado laboral. «En junio el Estimador Mensual Industrial se derrumbó un 8,1% y el Estimador Mensual de Actividad Económica de mayo ya lo había hecho un 5,8%. Todos indicadores que muestran el comienzo de una fuerte recesión en la economía. Al mismo tiempo, la profunda devaluación del peso impactó sobre los precios con subas del 2,1% en mayo y 3,7% en junio. Indicadores privados pronostican una inflación para el mes de julio apenas por debajo del 3%. El informe de salarios del INDEC de mayo arrojó una pérdida del poder adquisitivo del 3,6% en los primeros cinco meses del año que promete haberse agravado en los últimos dos meses», analizó Tiempo Argentino en su última edición.

Mariela, con 24 años estaba a punto de entrar cuando fue consultada por Ladran Sancho: «Era moza de un restaurante que cerró. Ahora me enteré que estaban pidiendo gente y vine. Hace 6 meses que estoy sin trabajar». Entre 6 meses y un año es el tiempo sin trabajar que exponen quienes se acercaron al aviso clasificado, donde además se mantiene una franja etaria entre los 19 y los 25. Julián, otro joven en la fila se mostró sorprendido por la cantidad de gente: «Fui a pedir laburo en otros comercios y nunca vi esto. Y eso que creo que piden disponibilidad de lunes a lunes».

Según el programa de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo (Cetyd) de la UNSAM publicado por Página12, «la tasa de desocupación para el primer trimestre del año -con el último dato oficial disponible- alcanzó al 9,1 por ciento. La cifra representa una leve reducción de 0,1 puntos frente al mismo período de 2017 cuando el desempleo ascendía hasta el 9,2 por ciento. Aunque las estadísticas mostraron una pequeña caída en el nivel de desempleo, en valores absolutos se registró la existencia de 34 mil desocupados más que un año atrás, ya que la cantidad de personas sin empleo pasó de 1.149.000 a 1.183.000. Cuando se proyecta el alcance de las mediciones oficiales a todo el país, el desempleo alcanza a 1,9 millones de individuos».

Por parte de las consultoras privadas como Aresco, «en los primeros cinco meses de 2018 cayó un 17 por ciento la cantidad de trabajadores que consiguieron empleo. Incluso, de acuerdo a datos oficiales publicados por el Indec, la desocupación creció en el primer trimestre del 7,2 por ciento al 9,1».

Con decenas de postulantes para atender, el dueño del local fue anotando las características de cada pibe y piba que llegaba hasta el mostrador, número en mano. «Hace bastante que estamos acá y por lo menos yo no recuerdo esto, son muchos chicos», comentaron escueta y rápidamente desde el comercio. A las 13, los últimos interesados hacían su ingreso a suerte y verdad.

Finalmente, y en estimaciones del último informe de la Oficina de Empleo y Capacitación del municipio, las personas atendidas fueron 750 en 2016, ya para 2017 resultó de 756 y en este año en curso llegó a 781, marcando un aumento a tener en cuenta. Asimismo informaron que el 61 % de los vecinos que se acercaron a la oficina de Empleo fueron hombres y el restante 39% mujeres.  

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí