El Encuentro Colectivo Docente dio inicio a una serie de tres episodios de formación sobre educación sexual integral (ESI). Está dirigido a los profesionales de la educación y tiene como objetivo trabajar en las herramientas necesarias en la prácticas cotidianas relacionadas a las sexualidades y la enseñanza.

Más de veinte docentes, trabajadoras sociales y orientadores de distintas escuelas primarias y secundarias, públicas y privadas; no solo de Luján sino también de ciudades vecinas como general Rodríguez participaron del primer encuentro. Mujeres y hombres de edades y situaciones laborales dispares, todos bajo una misma necesidad: capacitarse en educación sexual integral.

“Tenemos que hablar sobre esto no sólo por nosotros, sino por los chicos que nos lo piden a gritos. Y para eso necesitamos formación y herramientas” explicaron los organizadores, algo en lo que los y las presentes coincidieron de lleno.

Así se manifestó en la primer actividad propuesta por el Encuentro Colectivo Docente. Porque aunque la bibliografía es fundamental para el trabajo de formación, lo más enriquecedor resultan ser las experiencias arrojadas por la cotidianeidad, en donde la mayoría se sorprendió por la similitud en los relatos y por coincidir en que hay situaciones en las que se ven desbordados. Allí aparece la necesidad de tener nuevas y mayores herramientas para trabajar ciertas temáticas.

En ese sentido algunas trabajadoras y trabajadores manifestaron que muchas veces, en las aulas se trabaja sobre la educación sexual para, entre otros objetivos, prevenir y erradicar la violencia machista, pero que sin embargo esas prácticas se terminan reproduciendo.

“No es un capricho dar educación sexual integral”, problematizaron los docentes y plantearon así la necesidad de las medidas. “Es importante resaltar el compromiso de las familias que también lo piden y nos apoyan en la decisión de dar ESI en nuestras escuelas”.

Foto: Julieta Brancatto

El artículo 1° de la Ley 26.510 establece que “todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal. A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”.

Por eso se aprovechó el espacio para hacer un breve repaso de cómo se inserta la legislación educacional en relación a las sexualidades y cómo los movimientos sociales como el feminismo favorecieron el contexto histórico y político para la creación de dicha ley en 2006.

“Generó una disrupción porque plantea un rol distinto del Estado, que debe hacerse cargo. Por otra parte el enfoque de la sexualidad pasa a ser integral y se desentiende de la genitalidad. Empieza a estar relacionada a los vínculos y a ponerse en juego los sentimientos, los acciones y los pensamientos. Bajo esta lógica, toda educación es sexual”, definieron los disertantes.

De esta manera, el primer encuentro se desarrolló alrededor de los lineamientos básicos para aproximarse a la educación sexual integral. En el próximo, que se realizará el 24 de mayo habrá una charla debate con Claudio Bidegain, docente y doctor en estudios de género, quien hablará sobre el poder del lenguaje y la violencia institucional sobre los cuerpos disidentes. El ciclo culminará el 4 de junio, donde se abordará la transversalidad de la ESI a partir de la literatura y las perspectivas de géneros.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre