Terrabusi y Novelle vuelven a la carga contra la reconversión del basural

Los propietarios de La Picaza y de Tallo Verde tuvieron otra intentona en contra de la reconversión del basural. Acompañados por el ala ganadora en la interna de Juntos buscan detener el proyecto que está a punto de dar vuelta la página ambiental. 

spot_img

Junto con el Río Luján y las inundaciones recurrentes, el basural a cielo abierto es el tema más acuciante para la gestión municipal. El proyecto de reconversión está en marcha, cuenta con el visto técnico, el aval político y la financiación del Banco Interamericano de Desarrollo.

Recientemente, desde el Ministerio de Ambiente de Nación abrieron los sobres de las empresas oferentes y, según transcendió, es cuestión de días para que la obra inicie una vez que se seleccione la empresa ganadora. El Intendente pidió que los trabajos comiencen el 17 de octubre para sentar un hito coincidente al aniversario de la creación de la Villa de Luján y el Día de la Lealtad Peronista.

Sin embargo, no todo es celebración por estas horas. Siguiendo el minuto a minuto de la transformación del basural a cielo abierto más grande del país aparecen algunas notas disonantes. Dueños de una fortuna tan mezquina como para evadir el impuesto solidario, Reyes Terrabussi y su esposa Viviana Novelle volvieron a la carga en un nuevo intento para trabar la puesta en marcha de las obras.

El matrimonio propietario del Haras La Picaza Polo Club y la huerta orgánica Tallo Verde van a fondo. Desde inicios de año movieron fichas para frenar el proyecto por todos los medios. La embestida es fuerte aunque en el gobierno aseguran que no hace mella en la decisión de dar vuelta la página que relata el principal flagelo ambiental de la ciudad.

La licitación está en marcha y las obras para la construcción del nuevo Centro Ambiental podrían iniciar en las próximas semanas.

Con pautas en medios nacionales y locales buscaron silenciar la agenda noticiosa y, entre otros, compraron el apoyo de La Nación y del periodista Jorge Lanatta. Con las influencias de Terrabusi, socio de la familia Macri en varias empresas, también lograron incidir en la postura de la oposición. Convocaron a la superestructura cambiemita y a sus representantes locales para impedir el tratamiento del proyecto en el Concejo Deliberante de Luján y no conformes, por último, presentaron recursos de amparo en el poder judicial.

Esto es historia conocida y dejó heridas abiertas. Antes de ir a la nueva intentona del poder, es bueno recordar que por la presión de Reyes Terrabusi y Novelle se rompió el frente opositor en Luján. Rita Sallaberry, la ganadora de la interna de las primarias de septiembre, fue quien más militó el ausentazo de concejales de Juntos para dejar sin quorum la sesión en la que se trató el proyecto de reconversión del basural. La heredera del vecinalismo no tuvo suerte aquella vez, radicales y PRO se sentaron a votar y el proyecto salió adelante.

Aquella maniobra se gestó en un almuerzo en Tallo Verde a instancias de Novelle. Fallido el intento, los encuentros se repitieron aunque con menor intensidad en el reclamo. Ahora se conoció una nueva jugada del matrimonio Terrabusi – Novelle. Data del 10 de septiembre, días previos a que se conociera la apertura de sobres de las empresas que se presentaron a licitación para el saneamiento del basural y la construcción de la planta de reciclado. Lo hicieron directamente en el Banco Interamericano de Desarrollo que financiará por 10 millones de dólares las obras en Luján.

Almuerzo en Tallo Verde: referentes de «Juntos» se sentaron a la mesa con Viviana Novelle y discutieron sobre la reconversión del basural.

Según Reyes Terrabussi y Novelle el proyecto tiene irregularidades, es inviable y generaría más perjuicios ambientales. Como pruebas de su denuncia incluyen recortes periodísticos y otra denuncia judicial que realizó el diputado Bugallo (CC ARI), uno de los comensales de Tallo Verde. También argumentan que la cercanía entre el nuevo Centro Ambiental y la huerta orgánica Tallo Verde perjudicaría la producción de frutas, a la escuelita de Sucre y a otros vecinos cercanos.

Sin embargo, se conoció que un viejo convenio que obtuvo el Haras La Picazza le permitía utilizar el predio de la vieja estación Sucre donde se proyecta el Centro Ambiental. El contrato venció en 2006, pero el empresario continuó utilizándolo. Sobre este punto nada dice la denuncia aunque reclaman la protección patrimonial del lugar.

Anticipando la movida, el intendente Boto y el viceministro Federovisky levantaron firmas de la comunidad en apoyo al proyecto de reconversión y las enviaron al Banco Interamericano de Desarrollo a fines de mayo de este año.

Reyes Terrabusi y Novelle mueven las últimas piezas, mientras cae la arena del reloj marcando el final del juego. Hecha la apertura de sobres es cuestión de días para que el ministerio seleccione la mejor oferta y dé por terminada la licitación. Conocida la empresa ganadora se iniciarán las obras y muy difícilmente puedan frenarse. El matrimonio lo sabe y por eso busca una última movida: que desde el BID frenen la licitación. ¿Lo lograrán?

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,065SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.