En el difícil camino del cierre, la oposición pidió inspección en la termoeléctrica y clausura si se comprueba que continúa la construcción. Vecinas empujan a una sesión extraordinaria con presencia del intendente y funcionarios, mientras la apoderada de la empresa “rechaza todo los puntos manifestados por la municipalidad” y confirma la voluntad de finalizar la construcción de la planta.

La última palabra oficial y pública se refería a la “paralización de la ejecución de la obra en desarrollo de la central termoeléctrica de la Empresa Araucaria Energy S. A”. Fue a través de un decreto del intendente luego de promulgar la ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante en su última sesión ordinaria y que deroga la rezonificación para el predio donde se montó la central termoeléctrica.

Sin embargo, residentes de Comarcas ubicados frente a la planta mantienen vigilancia permanente y aseguran haber visto ingreso de camiones de combustibles, así como también personal de obra.

Esta situación impulsó a toda la oposición a presentar un pedido al ingeniero Gutiérrez, responsable de la secretaría de Infraestructura y Obra Pública, para que “realice una inspección en el lugar”. En caso de corroborarse que la obra continúa, solicitan “que se proceda a la clausura”.

Foto: Victoria Nordenstahl

Todo los caminos conducen a Luciani. Los ediles opositores indican que las actuaciones de “cualquier medida que consideren pertinente” deben remitirse al Juzgado de Municipal de Faltas. Sucede que desde la jubilación del último juez de faltas y por vacancia del puesto desde hace varios meses es el mismo intendente quien ejerce su rol.

De este modo, Luciani garantiza por pasividad que la actividad de Araucaria Energy avance. Sin inspecciones, sin clausura y con encuentros privados en el Ministerio de Trabajo con apoderados de la empresa y representantes de la UOCRA.

Para más, es conocido que la gestión local juega a generar una ambigua interpretación de las normas sumado al ocultamiento de información pública. Al día de hoy el municipio no transparentó todos los expedientes iniciados en este caso y por estas horas varios funcionarios insisten en que la actividad de Araucaria Energy sea considerada como “prestadora de servicios” contrariamente a lo que ya manifestó el OPDS indicando que toda termoeléctrica es considerada industria de tercera categoría.

Foto: Victoria Nordenstahl

En el intento de sacar al intendente de una cueva sin ecos, varias vecinas entregaron esta mañana un pedido de sesión extraordinaria con convocatoria al jefe comunal, el secretario de Obras Públicas Marcelo Gutiérrez, el director de Planeamiento Carlos Patetta y el director de Medio Ambiente Corino Griffini.

Sin embargo, Araucaria Energy desconoce al municipio de Luján como autoridad competente, mucho menos puede importarle lo que diga el Concejo Deliberante. Su posición quedó explicitada en una audiencia celebrada en la delegación local del ministerio de trabajo.

Según el acta del Ministerio de Trabajo, la apoderada de la empresa Dra. Geraldina Stornini “rechaza todo los puntos manifestados por la municipalidad, inclusive la ordenanza” (que anula la rezonificación a zona industrial).

Y allí aclara que la empresa está en condiciones de retomar los trabajos en la planta y expone al ejecutivo local indicando que “tenían conocimiento desde hace un año de la instalación de la empresa en Luján”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre