Pequeños productores de la industria lechera están en alerta por la situación crítica que atraviesa el sector y piden a las autoridades un incremento en el precio de la leche. Exigen ser escuchados por el gobierno «de manera urgente».

Ante el avance de la inflación y sin respuestas del Ministerio de Agroindustria, los pequeños y medianos productores de los tambos atraviesan una dura crisis y trabajan a pérdida. Con el impacto de la suba del dólar y el precio de la leche estancado en $6,70 analizan medidas para ser escuchados.

Los productores exigen «de manera urgente una reunión con los ministros de las provincias» para que revean el precio de la leche y tratar de llegar a un mínimo de $8 pesos por litro.

Marina, vecina de Luján, alquila un campo en Mercedes y es dueña de las vacas que producen leche todos los días. Su situación es mucho más complicada que el año pasado y, junto a su familia, se tuvieron que convertir en polifuncionales y realizar la mayor cantidad de tareas posibles para reducir costos. Desde arreglar una máquina, sembrar el campo o vender la producción, se dividen el trabajo para que el mango les rinda: «Tratamos de hacer lo más que podamos para no gastar plata y, gracias a eso, tiramos».

Este jueves en Rosario se reunieron referentes de agrupaciones lecheras de las principales provincias productoras (Buenos Aires, Córdoba Santa Fe y Entre Ríos), y decidieron pedir una reunión urgente con los cuatro ministros de área de cada provincia, para visibilizar la situación por la que atraviesan los productores. «La situación es crítica por todos lados. La compra de leche está monopolizada y el tambero tiene cero poder de decisión. Al ser un producto perecedero no te lo podes guardar, entonces lo tenes que entregar», remarcó Marina.

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) advirtió en un comunicado que, si no se hace nada al respecto, existe el «peligro de que en poco tiempo se corra el riesgo de perder el 50% de los tambos de la Argentina». También recordó que «el 75,4% de los establecimientos lecheros producen menos de 3 mil litros diarios, son medianos o chicos, y aportan el 40% de la producción de leche del país, según estadísticas del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina».

Por parte del Ministerio de Agroindustria, aseguró que no va a retocar el precio de la leche, lo que generó un descontento por parte de los trabajadores: «El gobierno no da respuestas y dijo que no se va a meter a retocar el precio de la leche. Dicen que van a ayudar con algún tipo de financiación diferenciada, pero si vos tenés un negocio que va a pérdida, por más que se financien tus gastos 30 años a tasa cero, no resuelve nada. Lo que hacen es patear el problema para adelante, no te fundís hoy, te fundís mañana», concluyó Marina.

Las empresas lecheras que monopolizan el mercado están pagando ambas (Sancor y La Serenísima) $6,80 el litro de leche en junio, aunque la segunda anunció una suba del 5% a partir de julio, lo que representa un mínimo paliativo frente a una situación crítica que proviene de larga data y que se ha profundizado drásticamente en los últimos meses.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí