Foto: Ladran Sancho

Mientras Adidas y Sport Tech se tironean por un resarcimiento económico, los trabajadores sufren la incertidumbre de no saber hasta cuándo tendrán trabajo. En audiencia del Ministerio de Trabajo las empresas no llegaron a un acuerdo y estiraron 10 días más la resolución del conflicto.

El pasado martes un representante de Adidas, la Asociación de Obreros Textiles y Pablo Enriquez, dueño de SportTech se reunieron con la intermediación de la delegación de trabajo para encontrarle una solución al inminente cierre de la planta de Luján.

En la audiencia la empresa de origen alemana pidió una prórroga de 10 días hasta el 13 de diciembre. Durante la prorroga la empresa se comprometió a mantener las puertas abiertas de la empresa con una producción de “aprovechamiento”. Desde la Asociación de Obreros Textiles introdujeron en el acto de la audiencia que mientras no se resuelva el conflicto los trabajadores seguirán percibiendo su salario.

Pese a lo acordado, un laburante comentó a Ladran Sancho que “desde Recursos Humanos nos dijeron que íbamos a cobrar solo el 30 por ciento de la quincena. Que el resto no sabían cuando lo van a pagar”.

Sport Tech le reclama un resarcimiento económico a Adidas debido a que en Mayo retiro trabajo. Según Pablo Enríquez la quita de pedidos por parte de la multinacional implicó una pérdida de 42 millones de pesos para Sport Tech. “Eso lo están discutiendo en un juzgado comercial. Con ese acuerdo económico el dueño busca pagar la indemnización” explicó un trabajador

En la audiencia, Sport Tech ofreció pagar un 50 por ciento de la indemnización, lo que fue rechazado por la AOT. Al tiempo que Enríquez les expresó al sindicato que la cuenta final de indemnizaciones la sacaría la empresa alemana.

“La empresa va a cerrar, si fuera por el dueño ya hubiese cerrado. El tema comercial lo tiene que arreglar con Adidas pero no puede tener de rehén a la gente. Los trabajadores están muy mal, es una incertidumbre muy grande” comentó Lopolito, secretario adjunto de la AOT.

En el tire y afloje entre Enríquez y Adidas el que paga los platos rotos es la gente. “La gente está muy mal, hay trabajadores que lloran sentados en la maquina. Algunos pagan alquiler y no sabe cómo afrontarlo, porque por más que te paguen una indemnización la plata se va” sostuvo un trabajador de SportTech.

La situación es complicada para todos los laburantes de la empresa textil. Cerca de 25 trabajadores están entre la franja etaria de los 35 y 50 años.  Mientras que hay un 60 por ciento del total del personal que son mujeres jefas de hogar.

La fábrica que está ubicada en San Martín seguirá produciendo los pedidos de Puma y Nike que representaban el 20 por ciento de lo producido en Luján. Muy seguros del cierre, Sport Tech comenzó la retirada con el traslado de seis maquinas de la planta de Luján para la fábrica de San Martín.

La agonía para laburantes seguirá hasta el próximo jueves 13 de diciembre donde se vuelvan a ver las caras las partes en la delegación del Ministerio de Trabajo. La decisión del empresario textil es cerrar la fábrica ni bien exista un acuerdo entre Adidas, SportTech y el resto de trabajadoras y trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre