Foto: Victoria Nordenstahl

La audiencia entre trabajadores de Sport Tech, Pablo Enríquez y Adidas fue un fracaso. El dueño de la empresa textil y los representantes de la multinacional no se presentaron y entregaron fotos de cada uno de los trabajadores por el escrache realizado en la localidad de San Martín.

Los laburantes de Sport Tech siguen estirando la agonía y la incertidumbre de no cobrar su salario y la indemnización ya que Pablo Enríquez y Adidas se ausentaron de la audiencia en el Ministerio de Trabajo a pesar de que se montó un gran operativo de seguridad. Los patrones argumentaron su ausencia para «resguardar su integridad física» y que los trabajadores «habrían provocado agresiones a personal de la planta de Sport Tech de San Martín».

Pablo Enríquez en persona se presentó ayer en la delegación del Ministerio de Trabajo con fotos de cada uno de los trabajadores y del secretario adjunto de la Asociación Obrera Textil, Ignacio Lopolito, junto a fotos del escrache realizado por los laburantes en la fabrica ubicada en San Martín. La misma excusa fue utilizada por los representantes de Adidas que argumentaron que tenían miedo de presentarse en la audiencia.

Desde la delegación del Ministerio de Trabajo rechazaron esa documentación como justificativo de la ausencia en la audiencia. Por lo que fijaron una nueva audiencia para el próximo viernes a las 10 de la mañana estirando la incertidumbre de los trabajadores que no cobran el salario de diciembre.

Mientras duró la reunión entre los delegados de Sport Tech, la AOT y funcionarios de Trabajo, los laburantes se quedaron en la puerta repartiendo folletos y charlando con los vecinos lujanenses para informar sobre la dramática situación que viven.

«Una semana más que seguimos en la nada. No tenemos un mango en el bolsillo ni para una garrapiñada. Y sacando las fiestas no tenemos un mango para hoy a la noche. Hay gente que no tiene para comer o para viajar. Es muy triste» explicó uno de los laburantes.

Otro de los laburantes agregó «es una situación muy difícil. Tengo dos hijos chiquitos y este era el sustento de mi familia y el de todos. Era el único sustento que teníamos y ahora no lo tenemos. Además no podemos salir a buscar laburo porque no tenemos el telegrama de despidos. Somos rehenes de Sport Tech».

Los laburantes comentaron que esta práctica de despedir e intimidar de Pablo Enríquez data de largo tiempo. «Hace un tiempo que muchos compañeros vienen renunciando porque te amenazaban de que si no arreglabas por dos mangos te echaban con causa» agregaron los despedidos.

Finalizada la audiencia los laburantes de Sport Tech se fueron a la sesión del Concejo Deliberante para visibilizar el conflicto. Durante el trayecto fueron acompañados por la policía que se encargo de hacer presencia en la puerta de la delagación de trabajo en lo que duró la reunión.

Foto: Victoria Nordenstahl

Al llegar al reciento desde la oposición instaron al presidente del cuerpo a que retire los efectivos y a pesar de hacerlo el asunto despertó exabruptos de ediles. El concejal Carlos Pedro Pérez justificó la presencia policial ante la insistencia de las despedidas y el gremialista. «Para eso está la policía. Porque vienen a gritar y golpear las bancas e insultarnos» dijo. Antes de retirarse los laburantes de Sport Tech pudieron dejar sentado el reclamo en el Concejo Deliberante y solicitar la intervención del municipio.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre