26.7 C
Luján
lunes, 1 marzo 2021

Sergio Boss, la reconversión de un empleado textil

La crisis textil dejó a varios laburantes del rubro fuera del mercado. Mientras comienza a recuperarse hay historias de trabajadores que debieron experimentar un cambio. Sergio es uno de ellos.

A la crisis del macrismo, sobrevino una pandemia que obligó, durante los primeros meses, a frenar la producción de las empresas textiles. Aún con bajos consumos y algunas dificultades para dar con insumos básicos durante el 2020, las empresas del rubro textil pudieron levantar cabeza.

Sin embargo, la situación de la crisis de la industria nacional durante los cuatro años del macrismo dejó afuera del juego a muchos laburantes. Sergio Boss es uno de ellos. El cierre de la empresa Sport Tech dejó a 60 familias sin laburo. La empresa que confeccionaba para Adidas, Nike y Puma fue despidiendo de a goteo hasta que presentó la quiebra y se tomó el palo.

Sergio tiene 53 años, nieto e hijo de textiles, pero en su vida laboral pasó por varios rubros. Su abuelo trabajó en la empresa Fibraco, al ser despedido puso su propia hilandería en la que confeccionaba las telas.

Luego, la familia Boss intentó probar suerte con su propia empresa. Primero en Córdoba y luego en Coronel Pringles. Sin suerte, cerca de los ’80, Sergio volvió a terminar los estudios en la Escuela Industrial para recibirse de técnico químico.

Una de sus primeras experiencias laborales fue en La Serenísima, donde trabajo en control de calidad. Experiencia que le sirvió para ganar conocimientos para el emprendimiento que dos décadas después implementó cuando Sport Tech lo dejó en la calle.

La industria textil perdió casi 36 mil puestos de trabajo en todo el país durante la gestión Macri. Foto de archivo año 2018 – Julieta Brancatto.

Luego del paso por el sector lechero, consiguió laburo en Johnson & Johnson en Pilar. Con la crisis del 2001, Boss hizo un máster en logística para conseguir un empleo en el Parque Industrial.

Pero fue en el 2005 que entró al rubro textil. Allí comenzó a trabajar en el taller Zanet que producía para Sport Tech. «Todos los días iba a laburar en una zanellita 50. Llueve, truene o haga frío me iba en mi moto para ganarme el mango», contó Sergio.

En 2009, Sport Tech ganó en volumen, absorbió directamente a Zanet y abrió una fábrica en la calle Sarmiento e Ituzaingó. La gerencia seguía en manos de los mismos dueños del taller, pero la firma era otra. La producción textil estaba en su punto de auge, la incorporación de maquinaria y personal era constante.

«De un día para otro cambiaron a esa gerencia y pusieron gente que venía de Capital. Quisieron tener el mismo trato con el personal que el que tenían en su fábrica de Chacarita. Ahí la cosa empezó a empeorar, nos empezaron a apurar, a sobreexplotar», sostuvo Boss.

Con trayectoria política encima, Boss miraba con recelo al sindicalismo argentino. «La verdad yo compraba lo que te muestran los medios de comunicación. Ese perfil de sindicalismo chanta, pero hay más de 70 mil dirigentes gremiales de base en todo el país que defienden a los laburantes, que hacen las cosas bien y laburan por los compañeros. Pero en ese entonces no quería saber nada con ser delegado», agregó.

La situación se ponía más jodida para los laburantes. El desgaste de la patronal contra la comisión interna de ese entonces era constante, hasta que quienes lideraban esa comisión interna decidieron renunciar.

Boss cuenta que fue por pedido de sus compañeros que se postuló como delegado. «Cuando nos quedamos sin delegados fue cada vez peor el trato. Luego de la renuncia se quisieron postular dos compañeros y los rajaron. Un día, se aparecieron cuatro compañeros para pedirme que sea delegado. Yo tenía antigüedad y carácter para hacerme cargo de esa tarea, pero la verdad yo no quería saber nada», sostuvo.

Entre charlas con delegados gremiales, y adquirir una visión del sindicalismo como una herramienta para defender a sus compañeros, Sergio Boss aceptó la oferta y participó de las elecciones que en 2011 lo consagraron como delegado de la Asociación Obrera Textil.

Sergio tiene 53 años. Luego de sufrir un despido en Sport Tech arrancó un emprendimiento con el que sueña poner una fábrica propia.

«Cuando decidí aceptar la propuesta, mis compañeros celebraron. Porque sabían que iban a tener un compañero que los defienda. Todo el proceso electoral lo tuvimos que hacer de forma callada, sin que se entere la patronal. El 29 de septiembre de 2011 fueron las elecciones y el día anterior recién se enteró la encargada. De los 78 empleados que fueron, 77 votaron», comentó.

Con Boss como delegado, la AOT logró tener peso en la fábrica y poder hacer cumplir el convenio colectivo de trabajo. «Nosotros nos pusimos objetivos antes de asumir, cumplimos más del 50 por ciento de eso. Adquirimos maquinarias, cambiamos de ART, mejoramos los premios. De un 40 por ciento que se cumplía el convenio, logramos que se cumpla cerca del 90 por ciento», recordó Boss, entre sus logros como delegado.

El peso sindical se demostraba en las asambleas realizadas en la calle Sarmiento y Avenida España. Allí la mayoría de los laburantes se reunía para resolver los conflictos de la fábrica o pensar medidas de fuerza para conquistar derechos.

Pero la organización y la lucha también tiene consecuencias. El desgaste, y las maniobras de la patronal, le pasaron factura al laburante textil. «Uno de los castigos que tenían para conmigo era hacerme descargar toda la mercadería que llegaba. 120 bolsas bajaba, yo solito. Yo tenía un problema en la espalda, pero eso lo profundizó», comentó.

Pero Boss no solo sembró dentro de la fábrica, los gestos hacia sus compañeros eran constantes. «Una vez gestioné que a una compañera no la operen en la San José, porque ya había tenido un problema, y se la lleven a operar en Capital. En solo una semana, a ella la pudieron operar allá», explicó.

En 2015, Sergio Boss dejó su lugar de delegado pero conservaba su lugar como vocal de la Comisión Directiva de la AOT. En ese año, logró generar un recambio y ayudo a que triunfe una lista de laburantes frente a la que había organizado la patronal.

Con el triunfo del macrismo, la producción de la fábrica comenzó a disminuir para cambiar la producción nacional por la importación. Allí, de 140 laburantes que tenía la empresa comenzó el goteo de despidos.

Laburantes de Sport Tech frente a la delegación del ex Ministerio de Trabajo reclaman el pago de indemnización, salarios y bono de fin de año. Foto: Victoria Nordenstahl

Ya sin ser delegado, y con dos operaciones encima, Boss vio el final de Sport Tech desde afuera, sin poder participar de las movilizaciones y los reclamos de los laburantes, ya que se encontraba en plena recuperación de los dolores provocados por el laburo en la textil.

En diciembre del 2018 Pablo Enríquez, dueño de la empresa local, cerró sus dos fábricas: la de nuestra ciudad y la ubicada en San Martín. 60 laburantes pertenecían a la ubicada en Sarmiento e Ituzaingó. Algunos pudieron cobrar un mango, otros siguen en juicio contra el empresario pero también contra las marcas Nike y Puma que tercerizaban su trabajo.

Allí surgió la reconversión de Sergio Boss. Esperando el juicio a la ART, contra Sport Tech y contra las multinacionales, comenzó su emprendimiento de conservas, dulces y licores. «Cuando ya no tuve un mango, y estaba en plena recuperación, decidí salir a la calle con 5 productos: chimichurri, salsa criolla, berenjena al escabeche, morrones en aceite y ají en vinagre. Después fui incorporando varios productos, hoy tengo 25», comentó.

El rebusque es constante, Sergio afirmó que su principal producción es «el océano azul». En la jerga del marketing significa encontrar nuevos nichos de mercado, innovar constantemente. Algo que realiza permanentemente para ganarse el mango.

De aquellas siembras como delegado sindical, Boss también tiene cosechas en estos días. «Ya cuando estaba con el tema de las conservas, viene el marido de esta mujer que gestioné para que la operen en Capital Federal y me ayudó a arreglar el embrague de mi auto que se me había roto y yo necesitaba para laburar. Toda la mano de obra me la hizo gratis por lo que yo había hecho por ellos antes, esas cosas las fui cosechando por lo que sembré como delegado», expresó.

La crisis textil dejó a varios laburantes del rubro fuera del mercado. Algunos comenzaron emprendimientos, otros pudieron reincorporarse en otras actividades. Mientras la industria textil comienza a invertir, tomar empleados y recuperar la capacidad productiva, hay historias de laburantes que contar. Quienes no pudieron mantener su trabajo en plena crisis, pero siguen con los brazos en guardia y dando pelea. Sergio es uno de ellos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más leído

«No mientan, no engañen: trabajen»

Desde el Frente de Todos emitieron un descargo ante el faltazo y las declaraciones de Juntos por el Cambio.

Continúa la vacunación en hogares de la tercera edad en Luján

Fueron 31 los adultos mayores que se inmunizaron y 12 trabajadores. En este caso fue el turno de la Residencia privada para la tercera edad "Sagrado Corazón de María".

Basural: la oposición negó el quórum y se retrasa la reconversión

Ante los proyectos para ampliar la zona del basural y acceder al crédito internacional, Juntos por el Cambio volvió a pegar el faltazo. Hubo varias posiciones sobre el tema pero terminó ordenando la jugada, Rita Sallaberry desde su casa.

Noticias Relacionadas

Juventud para transformar el pueblo

0
El Movimiento para el Reconocimiento y Transformación del Pueblo viene trabajando para mantener y poner en valor diferentes espacios de la localidad de Jáuregui. Está conformado por jóvenes de la localidad, que se reúnen en jornadas de laburo voluntario.

Que comience la función: vuelven a abrir las salas de cine

0
La apertura será con capacidad reducida de hasta un 50 porciento de la capacidad y protocolo. La autorización por parte del gobierno ya fue publicada en el Boletín Oficial.

Arranca el debate para crear la Agencia Provincial de Cannabis

La ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Teresa García, presentó en la Cámara de Diputados provincial el proyecto de ley. El documento incluye actividades de investigación y promoción al cultivo, industrialización e importación y exportación de la planta y derivados.

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.