Foto: Julieta Brancatto

La segunda marcha del orgullo LGBTIQ llenó de colores las calles de Luján en una convocatoria que apuesta al orgullo como respuesta política.

Este sábado 2 de noviembre se realizará la XXVIII marcha del orgullo LGTBIyQ+ en Capital Federal. La salida a las calles es una respuesta política a la discriminación y un paso al frente en visibilizar las exigencias del colectivo.

La Asamblea Disidente de Luján no se quedará afuera de los reclamos en el epicentro de la convocatoria y participarán del recorrido que irá desde Plaza de Mayo a Congreso pero antes realizan una demostración de fuerza, de alegría y de mucho orgullo en clave local.

Desde las 17:00 comenzaron a llegar las primeras personas a la Plaza Colón para participar de la marcha por las calles céntricas y allí hacer notar el peso del colectivo. Es la segunda vez que se realiza en nuestra ciudad la marcha del orgullo LGTBIyQ+ y en esta ocasión contó con la participación de más de cien personas. Desde el balcón del municipio asomó la bandera de la Asamblea Disidente que impulsa la marcha de este viernes como forma de visibilización con un mensaje claro: «¡Al closet no volvemos más!».

Antes de marchar, Ladran Sancho dialogó con integrantes de la Asamblea que destacaron la importancia de la actividad de ese viernes. «Es super importante generar un activismo federal que llegué a todas partes y está bueno hacerlo desde casa y con les nuestres. Sobre todo porque Luján tiene la impronta de ser la ciudad de la fe. Tenemos que construir otro tipo de creencias y credibilidad, deconstruir culturalmente y visibilizarnos para poder romper con todo lo que nos oprime y genera violencia. Hoy nos encontramos pidiendo cupo laboral para les trans, pidiendo insumos de salud, cosas que aveces no se entienden pero cuando nos empezamos a visibilizar se empieza a entender toda la discriminación que está implícita en las instituciones» comentó Nacha Luna.

Las demandas de la Asamblea Disidente fueron expresadas en un documento que se leyó durante la marcha:

-Denunciamos violencia policial hacia compañeres trans y travestis. La criminalización en forma de contravenciones y persecución no debe tener espacio en ninguna parte del territorio nacional.
-Decimos basta de travesticidios y transcidios sociales, que condena a les compañeres a una expectativa de vida que pocas veces supera los 40 años de edad. La invisibilización social, el bloqueo a la salud pública y la precarización laboral también les mata silenciosamente.
-Denunciamos faltante de medicación y reactivos virales para personas que conviven con el virus de VIH.
-Denunciamos faltantes de misoprostol y el no cumplimiento de la Ley de Interrupción Legal del embarazo en Luján. Los varones trans también abortan.
-Denunciamos faltante de hormonas y perspectiva de profesionales que trabajen en tratamientos de hormonización para personas trans en nuestra ciudad. La suspensión repentina de los tratamientos coloca en riesgo de vida a nuestres compañeres.
-Exigimos mayor presupuesto para la educación y la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos de establecimientos públicos y privados.
-Exigimos la total implementación de la Ley de Identidad de Género.
-Exigimos la adhesión urgente de este municipio, a la Ley provincial de Cupo Laboral Diana Sacayán para personas trans, travestis y no binaries.
-Denunciamos que la subdirección de género lujanense solo recibe y brinda acompañamiento a mujeres cis-hetero, excluyendo a lesbianas, mujeres trans y travestis. Esta situación mantiene a les compañeres en riesgo frente a la violencia patriarcal que esta presente entre disidencias. Exigimos la creación de un ente estatal que aborde las problemáticas específicas de lesbianas, trans y travestis.
-Exigimos capacitación para funcionarios públicos y empleades estatales con perspectiva en diversidad. Reclamamos la ampliación de la Ley Micaela, para la formación de todo el personal del estado.
-Marchamos por el cumplimiento efectivo de la ley de identidad de género que obliga a que nos llamen con el nombre que elegimos y la identidad con la que nos autopercibimos, aún no habiendo obtenido el DNI que lo acredite.
-Basta de trans-travesti-lesbo-bi-homo odio. Queremos caminar tranquiles por las calles sin que nos criminalicen. Nuestros besos, nuestros cuerpos y nuestra expresión de género no son delitos. 
-Repudiamos y exigimos que se revea el fallo lesbo-odiante que condenó a un año de prisión a Mariana Gómez, que fue a juicio luego de besarse con su compañera en la estación de Constitición.
-Exigimos la absolución para la compañera Higui Analía de Jesús, que se encuentra esperando el juicio que buscará condenarla por defenderse de una patota de abusadores en el conurbano bonaerense.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí