Foto: Ladran Sancho

La famosa línea que delimitaba la extensión en donde los peajes debían levantar las barreras ante acumulación de autos fue eliminada y ahora se paga o se paga. Con el fin de atraer inversiones y negocios para los privados, se incorpora como nueva “falta grave de tránsito” el no pago de peaje.

Los trabajadores de los peajes de Autopista del Oeste se encuentran en estado de alerta por dos medidas tomadas por el gobierno nacional que perjudica el laburo cotidiano de los mismos. Es que con la incorporación del no pago de peaje como falta grave de tránsito, desde las concesionarias comenzaron a borrar las lineas punteadas que obliga a los peajes a dar paso libre a los automovilistas por el tiempo de espera.

La situación se remonta al DNU 27/2018 sancionado por el gobierno nacional en el que dispuso la inclusión del no pago del peaje como una nueva «falta grave de tránsito» equiparable al hecho de conducir sin carnet, falta de documentación, circular sin patentes o sin seguro.

Las molestias de los automovilistas que hacen largas filas es descargado contra los laburantes que comenzaron a organizarse en asambleas para tomar medidas contra la resolución impuesta por el gobierno nacional. «La primera medida que se tomo es que impedimos que una maquina limpie la linea punteada que determinaba el pase libre por la demora. Y desde el gremio nos informaron que si la empresa no hace nada, vamos a tomar medidas de fuerza para comentarles a los conductores que es lo que esta sucediendo» comentó un trabajador.

El presidente Mauricio Macri vuelve a beneficiar a los inversores asegurandoles mayores ganancias que terminan pagando los usuarios que siguen recibiendo un servicio de pésima calidad. Con la compensación económica del 33 por ciento por devaluación aplicada a fines de noviembre y esta nueva medida, el gobierno nacional busca un mayor flujo de inversiones viales bajo el nuevo régimen de “Participación Público Privada”(PPP).

Además del pase libre habilitado por el tiempo de espera en las filas de pago, existían dos formas de pasar por la cabina y no pagar. Aquella persona que no abonaba por falta de dinero o y la que no lo hacía por estar en contra de la privatización de las rutas. Ambas completaban un formulario en la oficina de atención al usuario reconociendo una deuda de peaje.

Con el DNU también se determinó la eliminación del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), el ente regulador de los concesionarios privados de las autopistas metropolitanas y las rutas nacionales. Con la eliminación del OCCOVI y el traspaso de sus funciones y tareas al ámbito de la Agencia de Vialidad Nacional se plantea un vacío legal y regulatorio en lo que  concerniente al control y fiscalización de los contratos de concesiones viales.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre