Foto: Multisectorial contra el Agronegocio - “La 41”.

Se realizó el segundo Taller de mapeo colectivo de escuelas fumigadas con agrotóxicos. Fue en el Club Open Door, en el marco de una serie de jornadas organizadas en conjunto con otros municipios y localidades.

El Taller de mapeo colectivo de escuelas fumigadas con agrotóxicos en Luján, abierto a toda la población, tiene como finalidad exponer las problemáticas de salud tanto de estudiantes, docentes, auxiliares, como también a todo el resto de la comunidad y el ambiente en general, afectado por las fumigaciones.

El encuentro fue realizado en el Club Open Door y organizado por La Multicolor- Suteba Luján, el Equipo de Extensión «El mapeo como herramienta de acción política» y la Multisectorial contra el Agronegocio – “La 41”.

Leonardo Moreno, miembro del colectivo que impulsa el mapeo de las escuelas, dialogó con Ladran Sancho y dejó varias definiciones, en clave de exponer a los grandes productores que contaminan nuestro suelo y envenenan a la comunidad.

-¿De qué se trata la actividad que vienen realizando?

El mapeo colectivo de escuelas fumigadas se está haciendo en toda la provincia. Surge la propuesta tres años atrás en ámbitos como el Encuentro de Pueblos Fumigados y el ESABA (Encuentro Socio Ambiental de Buenos Aires), donde se iba tirando siempre la idea, consensuando hacer un mapeo, como tienen en Entre Ríos y en este caso en Buenos Aires no lo tenemos y empezamos a contactarnos. Este año en el último encuentro en Bolivar se definió para arrancar y así empezamos. Eso se da en paralelo, desde la multisectorial contra el agronegocio, veníamos trabajando en hacer un mapeo en cada uno de los distritos. Acá en Luján habíamos hecho algunos talleres pero no habíamos empezado a mapear, y en septiembre ya hicimos el primer encuentro y ahora ya este es el segundo. No lo terminamos, pero avanzamos bastante con las localidades.

-¿Qué los impulsa a generar con urgencia este mapeo?

-En general todos los años ocurre que fumigan en las escuelas, en todos los territorios donde hay campos, en la Provincia de Buenos Aires. Ya lo veníamos discutiendo hace varios años, porque es algo recurrente. Hace más de veinte años ocurre. La situación en general es la misma.

¿Qué tipos de discusiones se dan en este tipo de espacios?

-Cuando hacemos los mapeos trabajamos de dos maneras. Por un lado vemos distintos informes, nos paramos para tener criterio científico y poder decir que es una escuela fumigada y que no. Y por otro lado hacemos el mapeo, con una mirada más local, a ver si se respetan las ordenanzas, las legislaciones locales. En los informes vemos cómo la deriva de las pulverizaciones con mosquito llegan a tres mil metros y en lugares donde hay fumigaciones aéreas tenemos un criterio de cinco mil metros, que es lo mínimo que puede llegar ese veneno. También vemos que no se respetan los metros, ni siquiera de los cascos urbanos. Trabajamos con Jáuregui, Torres y Open Door y veíamos que hay escuelas que están en medio del casco urbano, que les llega la fumigación porque no se respeta siquiera los 500 metros de protección del centro urbano.

Foto: Multisectorial contra el Agronegocio – “La 41”.

-¿Qué solución le encuentran?

-Primero cuando tengamos los resultados de los mapeos vamos a hacer una presentación pública, para que toda la sociedad se entere, incluido los gobiernos locales. Para que sepan cuál es la situación o para que se les refresque porque no creo que nadie que esté en la función pública no sepa lo que está pasando. Después que se hagan los reclamos a quien se tengan que hacer. Por otro lado queremos que toda la sociedad de la provincia pueda ver lo que está pasando en la provincia, porque lamentablemente tenemos una provincia toda fumigada. Acá lo que hay que discutir es el modelo productivo, que tiene que ver con el modo de producción. Acá tenemos plantaciones donde se está explotando la naturaleza, a los trabajadores y trabajadoras, en función de la búsqueda de la ganancia, sin tener en cuenta ningún tipo de costo. Acá en costos tenemos la destrucción de la naturaleza, de vidas humanas, está plagado de enfermedades.

-Hablabas de cambiar los modelos de producción, ¿es posible esto?

-En esta discusión del modo de producción, que es la agroecología, vemos que es el único camino posible para producir alimento sano. Lo que se produce son forrajes, en cuanto a la soja y al maíz trangénico, y después lo que comemos en las verdulerías en general es un veneno. Lo comemos porque no nos queda otra, no tenemos donde comprar. Estamos en un contexto donde se aprobó meses atrás una ordenanza de promoción de la agroecología, pese a que no se logró reglamentar, pero vamos a trabajar fuertemente para que se reglamente. También para que los campos con plantación agroecológica tengan su protección, porque no nos sirve para nada proteger algunos metros a alguna escuela si después se fumiga sobre las producciones agroecológicas, que cuando queremos comer tenemos comida contaminada.

-¿Cómo van a continuar?

-Vamos a ir definiendo una fecha para hacer un cierre. Tenemos que terminar las escuelas que restan, así que vamos a seguir trabajando y hacer este mapeo lo mejor posible.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí