Foto: Prensa Interbloque Juntos x el Cambio

El bloque de concejales opositor difundió una reunión que tuvieron con sindicatos municipales en donde se les pidió ayuda para destrabar el conflicto paritario. A casi dos meses de dejar la gestión, viejos enemigos se vuelven a encontrar.

La discusión paritaria 2019 aún no cerró y despierta nuevos conflictos y negociaciones. Ante el rechazo por parte de los sindicatos municipales a las propuestas del Departamento Ejecutivo para pagar los compromisos salariales de 2019, existe la posibilidad que los y las trabajadores municipales inicien un paro de actividades.

En ese contexto, el Sindicato de Trabajadores Municipales y el Sindicato de Empleados Municipales de Luján se reunieron con los concejales de Juntos por el Cambio para buscar apoyo ante la falta de acuerdo.

A través de una gacetilla, los concejales del interbloque opositor informaron que la reunión se realizó con «la intención de brindarles herramientas y acompañamiento en el conflicto salarial que sostienen con el Departamento Ejecutivo».

Asimismo, los sindicatos adelantaron que «de no resolverse la situación, el día sábado iremos al paro». En búsqueda de apoyo, los dos gremios solicitaron el acompañamiento de los ediles en la próxima reunión con el intendente Leonardo Boto.

El punto de conflicto es el pase del 25 por ciento, que recibieron durante 2019 a partir de la cláusula gatillo, al sueldo básico.

El reino del revés

A pesar de haber protagonizado cantidad de conflictos gremiales durante la gestión de Oscar Luciani, los sindicatos municipales y la actual oposición buscaron aliados en viejas enemistades.

Según el comunicado difundido por los ediles, la concejala del Interbloque Juntos por el Cambio Marcela Manno sostuvo durante la reunión que «sabemos que no es la primera vez que el Municipio tiene un problema económico, pero siempre entendimos y acordamos que no se debe ajustar a los trabajadores». «Por eso nosotros estamos acá con ustedes», completó el edil Fernando Casset.

Por su parte Alberto Trisciuzzi argumentó que «lo primero que hay que resolver es el acuerdo de los trabajadores, hay que atender a la familia municipal. Pedimos que el intendente acate lo acordado».

Alguien ha perdido la memoria.

No fueron pocas las veces que la gestión de Juntos por el Cambio tuvo demoras a la hora de pagar los sueldos en diversos sectores, como por ejemplo, el Hospital de Luján. El pago con dos y hasta tres meses de retraso, en cuotas y el no abono de las horas extras llevó a que en 2019 cuatro profesionales dejaron el área de pediatría, tres trabajadores la guardia de adultos y tres coordinadores la guardia general. Pocos días antes de dejar la gestión, Luciani sufrió un nuevo paro por la demora en el pago del mes de octubre.

A principios del 2019 se lanzó la aplicación cambiemostusalario.info que calculaba la pérdida de poder adquisitivo de los y las trabajadores argentinos. En aquel momento Ladran Sancho comparó el salario que tenían los municipales de Luján en diciembre del 2015 y con febrero y marzo de 2019. La primera conclusión fue que los trabajadores tuvieron una pérdida de poder adquisitivo cercana el 15 por ciento y en otros casos directamente pasaron a estar por debajo de la línea de la pobreza.

A nivel nacional, la junta interna de Ate Indec estimó que los trabajadores del sector público sufrieron una caída del poder adquisitivo del 31,2 por ciento desde noviembre de 2015 a septiembre del 2019.

Durante el 2019 la paritaria conseguida por los gremios municipales llevó a que, gracias a la aplicación de la cláusula gatillo, los salarios municipales pudieran empatar la inflación que saltó a 53,8 por ciento y fue la más alta de los últimos 28 años.

Existen múltiples indicadores y referencias que demuestran que el más perjudicado durante los cuatro años de gobierno macrista, de los cuales la nueva oposición local formó parte, fue el sector trabajador.

Si bien el reclamo de los gremios municipales es legítimo, el oportunismo político de algunos sectores sigue a la orden del día. Restará observar como la actual gestión que encabeza el intendente Leonardo Boto negocia con una alianza que hasta hace apenas 60 días resultaba impensada.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí