Santiago Gutierra & La PowerChord, un sonido que transporta

La banda local recorre un camino lleno de promesas y con ritmos pegadizos. Radiografía de un grupo con mucho talento y sin miedo a experimentar en cada composición.

spot_img

En ese lugar donde una melodía nos queda sonando, ahí es. Seguimos el rastro de esa sensación porque, sin lugar a dudas, aquellas canciones que casi hemos gastado de tanto escuchar forman parte esencial de nuestro ser. El arte salva y eso se hizo más evidente que nunca durante la cuarentena del año 2020, donde muchos artistas lujanenses estuvieron, mientras duró el aislamiento, creciendo en silencio, como crece la raíz de un árbol antes de alcanzar altura.

Santiago Gutierra y La PowerChord, es un ejemplo de estos casos. El trabajo nunca se detuvo, solo necesitaron la ocasión de salir a la luz. Esa ocasión fue semanas atrás en Flama, cuando hicieron bailar y cantar a todes al ritmo del funky, compartiendo escenario con una banda de gran trayectoria como Señorita Miel. Hoy, con una nueva fecha en agenda, Santiago Gutierra cuenta sobre los proyectos de una banda que hace magia.

—¿Cómo fueron tus comienzos con la música?

—Arranqué desde muy chico, eso se lo debo a que nací en familia de musiques. Mi vieja es pianista, mi viejo es sonidista y toca varios instrumentos, entonces la casa siempre estuvo llena de música. Era nuestra sala de juegos. Después, al crecer un poco e ir conociéndome un poco más en los instrumentos que me gustaban tocar, empecé a rodearme de músicos y músicas, y a componer en bandas. Empecé a explorar el camino del compartir con otres la música. Hace unos años, armamos un conjunto con Juano, el batero actual de esta banda y nos dimos el gusto de grabar un disquito que quedó ahí. Por eso, me quedé con ganas de seguir explorando y nunca dejé de experimentar, de componer. Un poco antes de la pandemia me compré unas cosas como para tener un home estudio y empezar a grabar desde casa. Así surgió esta nueva música, desde un lugar muy personal, desde los recursos que tenía y me fui encontrando cada vez más con lo que venía haciendo. Se lo compartí a Juano y ahí comenzó este proceso que nunca se detuvo durante la cuarentena, porque dijimos ‘cuidémonos, pero no le aflojemos a lo que venimos haciendo’.

—¿Qué podés contarnos sobre «23 besos» y «Fantasy»?

—Son canciones que vinieron de esta búsqueda, que sinceramente al principio comenzó siendo más tosca, más rockera. La participación de la banda fue transformando todo para mejor, fui deglutiendo el proceso con otres y cada miembro de la banda aportó su color. Así salieron 23 besos y Fantasy, que yo los super disfruto porque veo el proceso anterior, es decir la maqueta de ese tema y veo el después y digo, ‘Woww, es hermoso esto que sucedió’. Y lo hicimos juntes, cada une aportó lo necesario para que eso suceda de esa manera.

—El funky es un género que nunca pasa desapercibido, por lo que genera en la gente. ¿Pensás seguir por ahí, o estás abierto a que la composición los lleve por otros lugares?

—En realidad, me doy cuenta que soy muy cambiante. Todos los días las cosas me atraviesan de distinta manera. Capaz que un día hago electrónica, otro día funky y otro metal. Me gusta contar la historia y que la historia me interpele al punto de encontrar la manera de contarla. No me gustaría encasillarme, porque perdería ese jugo que aparece cuando empezás a conectar con la trama. Lo importante es la historia, después buscamos las formas de contarla.

—¿Qué es lo más importante a la hora de componer?

—Poner en pausa el pensamiento. Darle más importancia al juego, a volver a ese estado de niñez, donde un papel es un avión. Al menos para mí, ese es el pie fundamental. La música es jugar, y también es eso lo que encontramos con les pibes. Decimos ‘no le demos tantas vueltas, hagámosolo’, y si aparecen cosas nuevas, que nos encuentren ahí, en el camino. Sin tanto pensar en un arreglo sino que más bien aparezca.

La próxima fecha será el 26 de noviembre en el CC Artigas.

—¿Qué te gusta que la gente sienta con tu música?

—Uff, qué pregunta. Lo que más me gustaría es que puedan sentir lo que sentimos nosotres cuando tocamos las canciones: una energía hermosa. Pero después el mensaje, es tan abierto para quien lo lee, que interpela a todes de distintas maneras. Me gusta que no sea algo cerrado y que lo busquen. Que lo jueguen de la misma manera que lo jugamos nosotres.

—Hablemos un poco de ustedes. ¿Qué proyectos tienen en agenda como banda?

—Tenemos una fecha el 26 de noviembre en el CC Artigas, donde vamos a tocar con Templo y va a musicalizar con vinilos DJ Bubu. Por otro lado, en diciembre estoy en proceso de fijar una fecha para grabar, porque tengo un pequeño EP con tres nuevos temas, que son algo un poco diferente porque trabajé con sintetizadores, y una de las canciones es enteramente instrumental. Algo muy raro para mí, que vengo componiendo todos temas con letras.

Santiago Gutierra y La PowerChord son: Juano Zabalza en batería; Julián Domenech en el bajo; Tomás Vaccarezza en guitarra; Sol Heredia y Julieta Cáceres en coros y Santiago Gutierra en voz y sintetizadores.

—¿Cómo te atraviesa ser músico en Luján?

—Es complejo porque, por un lado, Luján es una cuna de artistas increíble. Pero a la vez, cuesta mucho tener un lugar en el cual une se sienta bien y respetado a la hora de tocar. Quiero decir, todo sale tanto y a veces no se tiene en cuenta que detrás de cada tocada hay muchísimo trabajo, muchísimo estudio y amor. Todavía hay esto de decir ‘ah, sos músico. Y de qué laburas?’. Qué bueno sería que haya una verdadera valoración del trabajo de les artistas.

—Sin embargo, las producciones siguen, les artistas continúan creando y con mucha calidad…

—Sí. Es que, en definitiva se trata de no dejar de mantener la vista en el lugar donde vos querés estar. Cada artista saca algo muy genuino de sí misme, y si lo abandonás, lo vas a perder. Porque no vas a saber en dónde depositar todas esas cosas que a veces sentís que no tienen nombre, no tienen forma, pero su lugar es ahí. Cada une aspira a eso, a ir a ese lugar, por más que no se lo vea o no lo valoren. Porque es nuestra manera de expresarnos, de ser libres.

«Cada artista del grupo aportó su color para que esto suceda», dice Santiago.

—¿Cómo te ves en el futuro?

—No sabría decirlo con exactitud; pero me gustaría que en el futuro siga manteniéndose esta dinámica de trabajo, y esta gente también. Que esta familia que vamos armando crezca cada vez más. Me gusta mucho esto, compartir. Y que vayamos a tocar en un micro y salgamos todos juntos, que sean vacaciones pero también hacer música. Eso es lo que más disfruto ahora.

Más novedades de la banda en su Instagram.

Sus canciones en Spotify.

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,065SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.