febrero 26, 2024
22.7 C
Luján

Sandel: “Si todos se expresaran poéticamente, el mundo sería un lugar más lindo”

El artista pasó por En Este Mundo para charlar de poesía, literatura y algo de psicología también. Sus inicios, su recorrido y su arte, en esta charla con Radio Minga.

Santiago Motto, conocido artísticamente como Sandel, pasó por un nuevo programa de En Este Mundo, el ciclo cultural de verano que conduce Germán Batalla y que se emite por Radio Minga, todos los jueves de 20:00 a 21:00.

El escritor, traductor, poeta, músico y psicólogo contó sobre sus inicios en la música y la poesía, habló sobre la experiencia de su viaje por la India, y nos regaló su arte, en el tercer programa de este ciclo cultural.

―¿Para qué te sirvió haber estudiado psicólogía sin trabajar de eso?

- Advertisement -

―Los psicólogos buscan la razón detrás de la realidad. Uno ve puntas de iceberg, que si uno es escritor te abre puertas hacia la construcción de un personaje. Podés pensar en las motivaciones del personaje, yo siento que cuando uno escribe despierta personajes y los personajes te cuentan cosas. Siempre estás pensando que hay algo detrás y eso desde el psicoanálisis me parece re interesante.

―¿Cuál es el primer recuerdo que tenés de escribir?

―Todavía tengo lo primero que escribí. Tenía entre 9 y 11 años. Yo tengo dos hermanos y los tres dormíamos en una sola pieza y en un momento me enojé mucho por algo que había pasado, agarré una lapicera fucsia, una hoja de un cuaderno rayado y escribí siete líneas. Por primera vez sentí en el cuerpo la descarga literaria. A partir de ahí, se me formó algo que cuando las papas queman, agarro la lapicera.

―¿Qué música se escuchaba en tu casa?

―Mi viejo era muy fanático de Los Redondos y de Soda. En mi casa se escuchaba la Rock & Pop y había mucho Pearl Jam, Nirvana. Yo escuchaba mucho a Queen y tengo recuerdos del disco Maderita, de Los Visitantes. También escuchaba Metálica y soy muy fan de Santana. Todo muy variado.

- Advertisement -

―¿Cuál fue la primera banda de la que participaste?

―Se llamaba Chupetín Chicle. Yo tenía 14 años, mi hermano después de pelearse mucho con mi vieja pudo poner una batería en el galpón de casa, lo acondicionamos y ahí empezamos. Yo tocaba la guitarra y hacíamos punk. Yo creo que el punk y la adolescencia van un poco de la mano.

―Conformaste los Pus, una banda muy representativa de Luján. ¿Cómo era tener una banda de punk en ese momento, que ya no era una experiencia adolescente?

―Los Pus nace como una manera de liberar toda esa energía que teníamos en ese momento y no entraba en un montón de cánones que había en la ciudad, musicalmente. Luján siempre tuvo muchas bandas de rocanrol y nosotros no queríamos hacer eso. La energía que poníamos en esa banda, era contestataria de lo que nos pasaba con las otras bandas de Luján. No se escuchaba punk en Luján y después de la tragedia de Cromañón no había lugares para tocar. Nosotros tocamos mucho fuera de Luján.

―¿Qué es lo más difícil de escribir una poesía?

―La paciencia. A mí me parece que escribir una poesía es algo que todo el mundo podría y debería hacer. Yo creo que si todos se expresaran poéticamente, el mundo sería un lugar más lindo. Hay que fogonear para que la gente escriba más poesía. Te hacés poeta cuando realmente creés que lo que hacés vale algo. Cuando le gané respeto al escenario, dije soy poeta.

―Tenés dos libros y ambos tienen su banda de sonido. ¿Cómo surge eso?

―Yo pienso que la línea divisoria entre la poesía y la música está en nuestras cabezas. La poesía tiene ritmo y armonía entre los versos, una métrica particular y la música también lo tiene y también tiene palabras. Es algo de haber crecido con las dos cosas.

―En el 2019 te fuiste a la India. ¿Por qué ese lugar?

―Siempre admiré a un escritor que se llama Jack Kérouac, que es uno de mis faros literarios. Entonces yo soñé con escribir y viajar. En el 2018 me apareció una propaganda que decía pasaje barato a la India, le di clic y cuando me quise acordar tenía un pasaje a la India. Yo sabía que me quería ir bien lejos y Asia es lo más lejos que se me ocurrió. Fue una experiencia muy fuerte. Estuve un mes en la India, estuve en Nepal, pasé por Birmania, Tailandia, Vietnam, Camboya y de ahí me volví.

―¿Qué cosas te sorprendieron en ese viaje?

―Es una realidad muy difícil la de la India, porque son muchos viviendo de una manera muy shockeante. Basura en la calle, bocinas, gente por todos lados, vacas en la calle. Me fui de la India sintiendo la pobreza espiritual que tenemos nosotros. Eso fue lo más impactante que me me traje.

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!