Foto: Julieta Brancatto

La precandidata de Juntos por el Cambio se desentendió de Luciani, de su cargo en la Secretaría de Gobierno y se abrazó a Vidal en la presentación de su lista para las PASO. Rita jugó a la outsider y dijo que «no voy a esperar que los políticos se sientan cómodos con mi presencia».

¿Cambio o continuidad? Rita Sallaberry presentó su lista para competir contra Fernando Casset en las próximas primarias abiertas simultaneas y obligatorias.

Lo hizo en la Sociedad Italiana, desde un escenario alto con una pantalla gigante de fondo. De entrada: palitos, chizitos, papitas, gaseosa y mucha charla entre vecinales, amarillos, varios funcionarios del actual gabinete de Luciani y buena cantidad de vecinos y vecinas.

Antes de subir, le hicieron el aguante los ministros de Vidal, Joaquín de la Torre (gobierno) y Andrés Scarsi (salud). También se proyectaron vídeos que mandaron para expresar su apoyo varias figuras de la cúpula de Cambiemos, dirigentes de otros distritos y varios artistas.

La convocatoria anunciaba el arranque a eso de las 19:30 pero Rita no habló hasta las 21:00. Pocas luces, muchas sobras y de fondo ella abrazada a Vidal. Su discurso pasó por varios ejes: su historia familiar, la juventud, críticas a la corporación y el sistema político. Algunas sutilezas para leer entre líneas respecto a la interna y ni una mención a Luciani ni su rol como secretaria de gobierno.

«Es una noche muy especial porque estamos pensando en que todos los lujanenses queremos seguir cambiando. Los que están acá saben que estamos en el camino correcto», arrancó Sallaberry y de entrada marcó que «llegar no fue fácil, nos costó bastante, no fue rápido ni repentino, y ahora que ese obstáculo lo pudimos sortear estamos para hacer equipo y pelear por el Luján que nos merecemos, pelear por el Luján del futuro».

La lista: Ignacio Grosso, Marcela Manno, Agustín Musso, Silvia Malmoria, Ignacio Castaños, María Anselmo, Rodrigo Torelli, Julia Gallego, Guido Barrichi, Graciela Uribe, Viviana Flosi, Silvio Erramuspe y María Alejandra Juárez.

Sobre el comienzo Sallaberry apuntó al peronismo en dos cuotas. Primero dijo que «hoy empezamos a dar una pelea a un sistema que gobernó Luján más años de los que yo tengo de vida. Venimos a dar pelea a un sistema que nos hizo creer que hay problemas que no se pueden resolver y que nos hizo perder la confianza en nosotros mismos y hoy quieren volver a gobernar». Luego le tocó a los que «fueron parte de un gobierno nacional y provincial que nos abandonó, que no quiso medir la pobreza, que decían que eso era estigmatizar a los pobres y que dijeron que los amigos de lo ajeno tienen códigos. Y eso no existe. Robar es robar como dice María Eugenia».

Sallaberry esquivó cualquier referencia a Luciani y se abrazó directamente a la cúpula: «Yo soy vecinalista y muchas me preguntan por qué laburar con Mauricio y María Eugenia. Y la respuesta es tan fácil: porque nosotros respetamos a los lujanenses». A modo ejemplos, eligió la inauguración del empalme de la ruta 5 y las promesas de soluciones para las inundaciones.

El corazón de su intervención se centró en las autoreferencias. Subió el tono y arrancó más aplausos cuando se cortó sola y jugó a la outsider que «incomoda» y se enfrenta a «las corporaciones». La joven secretaria de gobierno -de licencia- enfatizó: «Me toca hablar a mí. Luján me sigue doliendo porque hacen falta cosas pero yo no le voy a hacer caso a los políticos de experiencia que quieren que yo espere. Que espere cuatro u ocho años para gobernar, porque el momento es ahora, mi momento es ahora. No voy a esperar que los políticos se sientan cómodos con mi presencia, porque yo vine a incomodarlos. Este equipo vino a incomodar a esos políticos. Con trabajo y con equipo, algo que no se pudo formar en Luján porque la corporación política no lo permitió».

Tras los apalusos, Sallaberry continuó con adjetivaciones a «los políticos», hizo repaso familiar, sobre su formación, su juventud y su coraje, y finalmente un llamamiento «a todos los lujanenses que quieren que la ciudad avance. Luján es fuerza, es trabajo, sabemos que aparte de derechos también hay responsabilidades, responsabilidades que cumplir y no vamos a parar. Ni Mauricio, ni María Eugenia ni yo. Vamos a poder hacerlo».

Coronando la noche subieron precandidatas y precandidatos para el Concejo Deliberante y Consejo Escolar. Se sacaron la foto, hubo abrazos y sonó la canción de campaña en tono cumbiero que empezó a pegarse entre en el electorado vecinalista.

Fotos: Julieta Brancatto

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí