Foto: Victoria Nordenstahl

La trabajadora se cargó la pelea por el pase a planta de sus pares de Casa de Abrigo pero luego de que el Concejo Deliberante aprobará el pedido, el Ejecutivo despidió a la trabajadora.

“Esta semana cortaron el pasto que desde febrero no se hacía”, comentó una laburante de Casa de Abrigo dibujando el panorama. Meses de denuncia por parte de las trabajadoras que señalan el abandono de la niñez por parte de la gestión, y sobre el último tramo amenazas y aprietes.

En la puja entre laburantes y funcionarios, Cintia Comezaña ganó exposición planteando la necesidad de salir de la precarización laboral y avanzar con el pase a la planta del municipio para las 15 contratadas.

Las vueltas que tuvo la negociación terminaron cuando el Concejo Deliberante aprobó el pedido de las trabajadoras. Sin embargo, los aprietes continuaron y finalmente esta semana apareció el revanchismo. A Comezaña le cayó un telegrama de despido.

“Es evidente que fue por la movida del pedido a pase a planta permanente. Esto se viene tejiendo desde la Coordinación”, dijo la trabajadora despedida.

Desde CICOP tomaron conocimiento de inmediato y activaron reclamos en el Ejecutivo, sin respuestas por el momento, y en el Ministerio de Trabajo donde fueron mejor recibidos. La trabajadora cuenta con banca de sus compañeras y, de no mediar respuestas, saldrán a pedir la incorporación en los próximos días.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí