Foto: Victoria Nordenstahl

El expediente que el Ejecutivo preparó para iniciar la relocalización de familias de Ameghino fue rechazado. Concejales solicitaron más información y realizaron objeciones. Las familias exigieron alternativas.

Tras la toma en el barrio Ameghino, sobre un predio que reclama la empresa constructora Chediack, el gobierno ofreció una relocalización en Olivera y Los Laureles que no se dará, al menos por ahora. El expediente que debía aprobar el Concejo Deliberante para que 24 mujeres pudieran acceder a terrenos fiscales mediante un plan de pagos fue rechazado y en su lugar, los concejales pidieron atención de los casos particulares.

Las mujeres que ingresaron al plan de relocalización ofrecido por el municipio hicieron su descargo ante los ediles. «Necesitamos una respuesta, todos se echan la pelota unos a otros y nadie se hace cargo de esto» dijo una de las vecinas del barrio Ameghino.

«Les pedimos que voten y si no sale que nos den una solución porque estamos con los chicos en la calle. Y por favor, mírennos a la cara porque no estamos garronenado, estamos pidiendo que voten el proyecto» reforzó otra de las mujeres con su niño en brazos.

Pero la decisión estaba tomada de antemano por concejales del oficialismo y la oposición. Previa a la sesión de este lunes, los presidentes de bloques acordaron pedir al intendente más información y solicitar subsidios a Políticas Sociales que según dijeron, será para analizar particularmente cada caso. “En algunos casos pueden ser alquileres y en otros materiales para construcción. Habrá que ver cada caso” dijeron.

Entre otros aspectos, les 20 ediles coinciden en que el expediente no puede aprobarse sin la información que hace a los dominios de los terrenos en los que se pretende realizar la relocalización y los certificados de aptitud para dividir los lotes como pretenden desde el Ejecutivo y según establece la Ley provincial de Hábitat.

El rechazo fue acompañado por vecinos de Olivera que repitieron «no estamos en contra de las familias» pero que buscaron desalentar la lucha de las mujeres argumentando la falta de oportunidades laborales y el funcionamiento de la infraestructura, la obra pública y la atención médica del pueblo.

Dudas, incertidumbre y pocas respuestas

Con el rechazo se sumaron más dudas a la situación que atraviesan las familias respecto su futuro no solo en el aspecto habitacional sino también a lo referido en la causa penal que pesa sobre varias de ellas.

En la negociación para desalojar el predio pacíficamente, el secretario de Legal y Técnica del municipio había prometido que «quedaría sin efecto al abandonar el predio» pero las acusadas no tuvieron novedades y pidieron a los ediles que informen sobre el estado de situación.

Respecto al dominio de los terrenos que la empresa Chediack reclama como propios, ni los funcionarios que negociaron la relocalización, por ahora fallida, ni los concejales que la rechazaron el proyecto confirman haber visto los títulos de propiedad.

Así, el Concejo Deliberante aprobó que las respuestas en el plano de la asistencia lleguen desde Políticas Sociales y estudiando «caso por caso» dejando a las familias en la misma situación en la que estaban al comienzo del conflicto.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí