Vecinos y vecinas del barrio reclaman esta mañana por viejas promesas incumplidas y exigen la presencia del municipio. La relocalización de 15 familias reavivó las demandas.

Tras conocerse la noticia de que las familias que ocuparon el predio del barrio Ameghino, que reclama judicialmente la firma Chediack, serían relocalizadas en el barrio Los Laureles y la localidad de Olivera, se reavivaron demandas vecinales en torno a los servicios y el abandono generalizado que sufre el barrio desde hace años.

«No estamos en contra de que vengan familias al barrio pero ¿En qué condiciones?», Se preguntó una vecina del barrio Los Laureles.

Durante la tarde del martes luego de que la noticia tomara conocimiento público, se reunieron en la sociedad de fomento del barrio varias familias preocupadas por el servicio de agua corriente y el estado de la infraestructura del barrio. Como resultado decidieron iniciar medidas para hacer públicos sus reclamos y por ello esta mañana, cerca de las 9:30 horas subieron a la ex ruta 7 y cortaron parte de la calzada.

Reclaman que alguien del municipio los atienda para dar respuestas por la cantidad de promesas incumplidas sobre mejoras y obras inconclusas en los diversos servicios del barrio.

La mayoría coinciden en no oponerse a la relocalización, pero que es necesario volver a poner en agenda las necesidades que padece el barrio. «El municipio los va a dejar en una zona que se inunda a esas familias y ante la primer lluvia ¿quiénes van a ir a ayudarlos? El comedor de la escuela no da más y los jóvenes del barrio que necesitan un terrenito no pueden conseguirlo», resaltó otra de las vecinas.

Ante una gestión municipal que no para de tapar agujeros con parches provisorios, cada vez son más los vecinos y vecinas que comienzan a reclamar por el estado de abandono y falta de mantenimiento básico de barrios y localidades. El barrio Los Laureles no es la excepción.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí