Como resultado de la reunión entre funcionarios de los tres estamentos, apoderados de la empresa y familias inundadas se desprendió que la segunda etapa, que incluye 88 viviendas, culminará en agosto de 2018 y se hará al menos en tres partes. El convenio original estipulaba que sería en marzo.

En las oficinas de Viviendas de Nación se realizó una reunión entre funcionarios nacionales, provinciales y locales junto a integrantes de la Comisión de Control y Seguimiento por la Relocalización de Inundados.

El objetivo de las familias inundadas expresado días atrás en un texto que circuló la Comisión era el de evitar la entrega de viviendas que se construyen en el barrio Santa Marta en distintas etapas y garantizar el cumplimiento efectivo de los convenios alcanzados. En ese documento pedían al intendente que tomara posición acompañando a los vecinos en su legítimo reclamo.

Sin embargo, el jefe comunal junto al secretario de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, el ingeniero Marcelo Gutiérrez, arribaron a la reunión más cerca del cierre que del comienzo y poco pudieron hacer para evitar lo que para la empresa y los funcionarios provinciales era un hecho: dilatar y dividir la entrega de viviendas.

Como resultado de la reunión se desprendió que la segunda etapa, que incluye 88 viviendas, culminará en agosto de 2018 y se hará al menos en tres partes.

Del encuentro participaron apoderados de la empresa constructora que manifestaron inquietudes en torno a los pagos que deben realizar desde los estamentos superiores del estado. Reclamaron que pese a presentar los certificados de avance de obras hay pagos atrasados. Por eso supeditaron la posibilidad de culminar en agosto la segunda etapa si el estado cumple con la frecuencia de pagos estimada en 30 ó 45 días.

De fondo, la cuestión del dominio de las propiedades es todavía un problema que los representantes de las diversas áreas estatales no solucionan. La obra total que comprende 202 viviendas surge de la figura que habilita la Ley de Hábitat llamada Consorcio Urbanístico.

Bajo esa modalidad se permite a un privado generar loteos más pequeños de lo permitido por la legislación entonces vigente, a cambio el propietario cede parte de sus tierras al estado para planes de viviendas. Sucede que ese traspaso de dominio aún no se concretó y al día de hoy impide el cumplimiento de algunos trámites, entre ellos ciertos pagos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí