Los planes económicos del gobierno se demoran. El paquete de reformas fiscales e impositivas fue postergado en el Concejo Deliberante. “Necesitamos tiempo para analizar las modificaciones a las ordenanzas” argumentaron desde la oposición y se retiraron de las bancas.

El diseño de la primera etapa de gestión de Leonado Boto se erige, en buena parte, sobre una serie de modificaciones plasmadas en la reforma de la ordenanza fiscal y de la ordenanza impositiva.

Para caminar sobre las brasas, que aseguran los nuevos encontraron el 10 de diciembre, la gestión también pidió al Concejo Deliberante que aprueben la Emergencia Económica, Financiera y Administrativa pero, pasaron cosas…

Desde la oposición aseguran que acompañarían la aprobación de las herramientas que el Ejecutivo demande, pero para la extraordinaria de este jueves expusieron desprolijidades a la hora de enviar los proyectos para que les ediles los analicen.


La primera en argumentar la posición que tomaron desde las bancas radicales, vecinales y del PRO, fue Marcela Manno quien reivindicó la postura de una oposición contructiva y que dotaría de herramientas al Ejecutivo pero “necesitamos tiempo para analizar las modificaciones a las ordenanzas”.

“Con todos los que hablé les transmití que no entendía las razones para esta sesión. Y ahora no solo no entiendo sino que no justifico que nos llamen el mismo día en que les dan audiencia a los trabajadores municipales” arrancó con tono opositor, Fernando Casset.

Desde el radicalismo remarcaron que desde el gobierno realizaron modificaciones al proyecto de ordenanza fiscal “hoy mismo” y que se incluyen aumentos y nuevas tasas. “Insisto, entró hoy” repitió Casset mostrando su enojo.

Respecto a la Emergencia Economica, Casset sostuvo que “todavía nadie nos dijo qué quieren hacer con la Emergencia. No hemos podido saber que quiere el intendente. No hemos visto un solo proyecto”.

Con tribuna de municipales, Casset buscó el aplauso con un “la primer urgencia es la de pagar lo que se debe a los trabajadores” y ordenó la retirada de toda la oposición del recinto. Sin quórum, los ediles oficialistas se descargaron con algunas reflexiones respecto a la necesidad de votar las medidas propuestas por el intendente, y así se diluyó la sesión luego del primer portazo opositor.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí