Foto: Victoria Nordenstahl

Estudiantes y profesores de la Secundaria 13 volvieron a las aulas este martes, luego de haber suspendido las actividades debido a la falta de calefacción y las bajas temperaturas. La organización y lucha de madres y padres para que el Estado les de respuestas.

Este martes la comunidad educativa de la escuela Secundaria 13 del barrio Juan XXIII pudieron retomar las clases, gracias al reclamo que mantuvieron padres y docentes para que Consejo Escolar solucione la rotura de las calderas que suministran calefacción.

Ante las bajas temperaturas, la escuela había decidido suspender las clases la semana pasada luego del pedido de madres y padres que sostenían que «los chicos se enferman a cada rato. Lo traés a la escuela y parece que lo metés en un frezzer. Las maestras también se enferman».

La solución parcial del problema llegó del Consejo Escolar el viernes, cuando llegaron al establecimiento para intentar solucionar el inconveniente: «La que todavía no está reparada es la que calefacciona uno de los últimos salones de la escuela y la biblioteca. Esa caldera no la pudieron arreglar porque está pinchada. Nos dijeron que esta semana la van a estar arreglando», comentó Victoria una de las madres.

Con respecto al reclamo que llevaron adelante el pasado jueves frente al establecimiento para ser escuchados, Victoria sostuvo que «en realidad lo que más te molesta son las respuestas que te dan. Porque nos decían que los chicos que tienen enfermedades crónicas pidan un certificado médico y durante el período de frío no los manden y que los que tienen que ir a la escuela porque no tienen ningún problema se abriguen más».

Una de las madres que llevó adelante el reclamo sostuvo que «uno no tiene ganas de ponerse en esa postura de tener que salir a reclamar y pelear, ir al choque, porque no está bueno, pero es la única forma en la que te pueden llegar a dar una respuesta. Era lo único que nos quedaba por hacer. De hecho mandaron unos caloventores que si los ves, son una vergüenza».

Desde el Consejo Escolar se comprometieron a terminar el trabajo esta semana. La comunidad educativa siguen de cerca el asunto hasta que el problema esté resuelto por completo: «Desde el grupo de padres vamos a seguir insistiendo y no vamos a dejar de movernos hasta que estén las tres calderas funcionando», concluyeron.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí