El conflicto por la oferta de actualización salarial patronal se solucionó durante la madrugada. Desde Atilra decidieron levantar la medida de fuerza tras una nueva propuesta salarial de las cámaras del sector.

«Como consecuencia de que el Centro de la Industria Lechera en el día de hoy hiciera un nuevo y último ofrecimiento de recomposición de las remuneraciones, ofrecimiento que la Comisión de Actualización Salarial de Atilra puse a consideración de las trabajadoras y trabajadores de la actividad para su evaluación, ya que el mismo, de acuerdo al mandato de las bases, concomitantemente con la posición del Plenario de Secretarios Generales y Delegados de Rama de todo el país, podría llegar a contemplar las pretensiones, necesidades y expectativas de las trabajadoras y los trabajadores del sector» describió el comunicado del Consejo Nacional que envió a la madruga a los y las trabajadoras.

La propuesta otorgada por el CIL significa un porcentaje total correspondiente al período del segundo semestre de 2019 de 32,5 por ciento. Produciendo así un porcentaje total anual del 55,5 por ciento. Además se abonará una suma compensatoria no remunerativa de 18 mil pesos dividida en enero (cinco mil pesos), febrero (cinco mil pesos), marzo (cuatro mil) y abril (cuatro mil pesos).

A mitad de semana, desde Atilra habían dictado un paro por 48 horas en rechazo a la oferta salarial realizada por las cámaras de la leche, los trabajadores y trabajadoras. El gremio de los lecheros había dispuesto un cese total de actividades desde las 00:00 del jueves 19 de diciembre, finalizando a la medianoche del viernes 20 de diciembre.

La propuesta de las cámaras alcanzaba un 61 por ciento aunque no es únicamente para el 2019. La recomposición del salario corresponde un 2 por ciento al 2018, un 54,5 por ciento al 2019 y un 4,5 por ciento para el 2020. Desde Atilra afirmaban que el porcentaje no era el problema, sino el desfasaje que se produce entre el momento en que se acusa la inflación y el momento en que se actualiza el salario.

Por último, en Atilra habían sugerido a las cámaras empresariales: «Si nos aseguran que hay leche que supuestamente no se recibiría por el paro, si los industriales están dispuestos a dársela a la gente que no tiene dinero para comprarla, nosotros aseguramos su recepción y su industrialización para su distribución entre la población sin recursos y participaremos, por supuesto, del correspondiente control para que esto se cumpla».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí