El Concejo trató la problemática del Coro Municipal y solicitó al Ejecutivo la resolución de la situación de abandono. También pidió garantizar las necesidades mínimas para su funcionamiento.

En la última sesión, concejales presentaron un proyecto de comunicación que solicita al Departamento Ejecutivo que sea árbitro para la resolución del conflicto con el coro Municipal de Cámara “Ernesto Storani”.

El petitorio que llevaba la firma de las y los concejales Pereyra, Krauth, Capelli, Guibaud, Jurina, Scarzo, Martini y Rosso fue modificado agregando que las autoridades máximas informen sobre los hechos mencionados en la nota pública difundida por las y los integrantes del coro, y que además el municipio garantice las necesidades mínimas para su correcto funcionamiento.

La solicitud en el recinto fue presentada luego de que el coro difunda a través de una carta por las redes sociales su cese de actividades en sintonía con la renuncia presentada días previos de su director, Santiago Rosso, que hasta el momento realizaba su labor ad honorem.

“Lo que está pasando con el coro municipal hoy lo veíamos en relación a lo que está pasando con el museo y responde a una política que tiene la alianza Cambiemos de un vaciamiento cultural total. Estamos en presencia de no solamente un grupo humano y profesional de primera categoría sino que estábamos en presencia de una actividad que dignificaba la identidad cultural de la ciudad de Luján. Reitero el pedido al ejecutivo para que esto se solucione de la mejor manera y se respete a los coristas como al director del coro», manifestó el concejal Nicolás Capelli.

En su comunicado, las y los integrantes del coro municipal expresaban: “Hoy nos topamos con la desidia de funcionarios de nuestra ciudad y la incapacidad de ver el amor y profesionalismo con el que actuamos en estos años, con la falta de acompañamiento del Municipio y de la Dirección de Cultura».

Por su parte, y como respuesta a la carta, el Ejecutivo municipal aclaró que la actividad estaba enmarcada en un proyecto cultural municipal junto a otras actividades, naturalizando un financiamiento conjunto con limitaciones y contemplando además la colaboración de los vecinos y la autogestión de cada uno de los grupos. En complemento, indicó que el Ejecutivo municipal puso a disposición todo lo que estuvo a su alcance para incentivar la actividad, y prestó total conformidad con la gestión cultural actual.

De ese modo, el Ejecutivo anunció un proceso de reestructuración para continuar con la actividad coral, por la selección de un nuevo director como la inscripción para los interesados en formar parte del coro.

El grupo había iniciado en mayo de 2015 los ensayos formales para el montaje del musical “La Bella Durmiente” con la preparación vocal de la Licenciada Florencia Spinelli. Luego de esa presentación continúo su práctica dos veces por semana. Desde el 2016 la preparación vocal pasó a manos de Alejandro Espinosa bajo la dirección de Santiago Rosso.

Su actividad coral incluyó una gira de conciertos autogestionados por la provincia de Buenos Aires, el interior del país y Chile, dejando fuera países como Brasil y Panamá al no poder solventarlo económicamente, y siempre en representación del municipio de Luján.

Desde sus inicios, el autofinanciamiento fue la partida en todas las actividades del grupo coral luego de que la Dirección de Cultura desligara sus responsabilidades económicas por “falta de fondos”. Del mismo modo, el coro nunca contó con un espacio propicio y propio para desarrollar los ensayos diarios.

“Hoy el estado municipal se retiró de la cultura de manera temeraria. Uno entiende que es consecuencia, que tiene esa lógica de vaciamiento lo que jamás vamos a hacer es permitirlo”, concluyó Capelli.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre