¡Que griten todos vamos vamos los pibes!

Flandria consiguió el ascenso a la Primera Nacional y varios pibes de la cantera se consolidaron en el equipo. Conocé la historia de Julián Marchio y Julián Ford, dos de los juveniles que dieron la vuelta el fin de semana.

spot_img

El Canario logró un nuevo ascenso histórico a la segunda categoría del fútbol argentino, donde muchos pibes de las inferiores del club estamparon su nombre en las páginas doradas de la institución de Jáuregui. El proyecto dio sus frutos y promete seguir aportando grandes jugadores para ilusionar al pueblo Canario.

En los últimos años, fueron varios los nombres que surgieron de la cantera y que luego saltaron al verde césped del Carlos V para debutar profesionalmente: Julián Marchio, Javier Alderete, Julián Ford, Franco Ortigosa, Alan Martínez, Tobías Bovone, Alexis Gresiak, Lucas Espeleta, Lautaro López Bertoni y Alejandro Nalerio. De la mano del Lobo, están quienes fueron al banco, otros tuvieron minutos y algunos se consolidaron y se ganaron su lugar.

Entre esos pibes está la historia de Julián Ford. Rapidito, habilidoso, un pibe callado y de perfil bajo. Llegó a las inferiores del club desde muy pibe, en edad de novena y siempre la peleó para cumplir su sueño de convertirse en un futbolista profesional. Del barrio San Bernardo, todavía recuerda cuando era un pibito y tiraba gambetas en infantiles, hasta que empezó a tener sus primeros amistosos en cancha de once.

Hoy, con un título bajo el brazo, hace memoria y recuerda el camino recorrido. Un camino que estuvo atravesado por adversidades, aunque Pesco supo como sortearlas para llegar al objetivo. Le tocó perder a su mamá cuando tenía siete años y él asegura que este logro pudo ser posible con la ayuda de la vieja, que lo acompaña desde arriba.

Julián Ford llegó al club en categoría de novena y se ganó un lugar en el equipo del Lobo. Foto: Juan Verdejo.

En diálogo con Ladran Sancho, el pibe no esconde su emoción y sabe que logró meterse en la historia grande del Canario: «Flandria es mi casa. Me la pasé ahí siempre y es parte de mi vida. Desde que llegué al club soñé con jugar en primera. Siempre pasaba por la cancha y soñaba con algún día poder estar ahí adentro. La luché mucho y nos merecíamos esto».

Al joven de 21 años le tocó debutar con el Lobo Montenegro, técnico que también dirigió la quinta división cuando se hizo cargo de las inferiores. Es allí que se ganó su consideración y cuando el Lobo asumió como interino tras la salida de Pancho Martínez, Pesco tuvo su chance en primera, una oportunidad que no desaprovechó.

Luego del agónico empate en la final ante Colegiales, a Ford le tocó hacerse cargo de uno de los penales, donde logró su primer gol con la camiseta de Flandria. «Cuando llegamos al quinto penal empezamos a decidir quién pateaba y lo pedí, no lo dudé. En la semana no habíamos practicado penales y yo nunca fui de patear penales, ni en inferiores. Igual estaba convencido de que lo iba a meter, ya sabía donde iba a patear», asegura el pibe.

Pese a que ya pasaron algunos días de la consagración, Pesco comenta que todavía no cae de lo vivido el domingo. «Estoy a cada rato mirando las fotos, los videos, mi penal lo miré como cien veces y no lo puedo creer. Tengo amigos hinchas de Luján que me dijeron que gritaron los goles. Eso es algo muy lindo, porque junto a la familia son los que siempre están», cuenta.

Si bien asegura que mira mucho fútbol europeo y se referencia en Kylian Mbappé, de quien más aprendió fue de Matías Nouet, uno de sus referentes. Con toda una carrera por delante, el pibe sueña a lo grande: «Me gustaría seguir creciendo, llegar a lo más alto del fútbol. Obviamente que la selección es un sueño y sería algo hermoso».

Julián Marchio, el gran defensor que formó el Canario en la cantera. Foto: Juan Verdejo.

Casi a mitad de campeonato, el Lobo se decidió por el pibe Julián Marchio para ser el titular en la zaga central. Con apenas un puñado de partidos en primera, el pibe surgido en la cantera del club no solo se ganó su lugar, sino que fue uno de los puntos más altos en el equipo campeón.

Julián llegó al club a los 12 años y comenzó su carrera como un pibe más, con ganas de ser un profesional algún día. Él mismo reconoce que está cumpliendo su sueño y que lo logró a base de mucho esfuerzo y dedicación. «Desde muy chico estoy en el club, iba como alcanza pelotas cuando era chico, mi sueño era poder debutar en Flandria y ser jugador de fútbol. Este año cumplí todo y lograr un ascenso es algo increíble», comenta.

El sentido de pertenencia es una de las distinciones a la hora de hablar de los pibes del semillero y Marchio lo tiene muy presente: «Estoy muy feliz. Siento una emoción muy grande de haber logrado un ascenso con el club que me formó, el cual amo. Lo del fin de semana fue una cosa hermosa. Lo de la gente de Flandria es increíble. La gente de Flandria es así, es familia y estamos felices de haberles podido regalar esto».

La camada de pibitos que compartió inferiores juntos, hoy los reúne en una cancha de primera y les regala su primer título profesional. «Con los chicos no lo podemos creer las cosas que estamos viviendo. Muchas veces lo hablo con Pesquito, que desde los ocho años que jugamos juntos. La verdad que vernos conseguir esto juntos fue una locura. Pensar que desde tan chiquitos compartimos viajes y muchas cosas y ahora esto, es una locura», destaca.

Sobre la definición en la tanda de penales, Marchio pudo asegurar el ascenso en el quinto penal, aunque Báez contuvo el remate. «El Lobo me preguntó si estaba para patear y le dije que sí. Él me dio el quinto penal y me dijo que confiaba en mí y que vaya decidido», cuenta. Pese a errar, el joven defensor cierra un año que sin dudas quedará grabado en su memoria para toda su vida.

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,065SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.