Este instrumento de diálogo interrumpido por el gobierno nacional desde 2017 fue el motivo principal del paro de 72 horas realizado por CTERA la semana pasada. En el comienzo del ciclo lectivo repasamos cómo nació la Paritaria Nacional Docente, cómo era la negociación antes de su sanción y las variaciones del salario.

La Paritaria Nacional Docente (PND) es un instrumento de regulación del conflicto sindical. Se trata de un espacio de diálogo para el diseño y la implementación de políticas públicas en el que lo salarial es una condición necesaria pero no suficiente.

Creó una mesa de diálogo entre el Estado nacional (representado por los Ministerios de Educación y de Trabajo), los Estados provinciales (representados por ministros provinciales) y los principales gremios de la enseñanza (CTERA, UDA, AMET, SADOP, CEA).

El objetivo de la PND era fijar el piso salarial docente en todo el país para lo que se denomina el «cargo testigo», un docente que recién inicia su carrera y que tiene un solo cargo.

También produce un fondo compensador financiado por el gobierno nacional para un grupo de provincias que tienen dificultades para solventar el costo acordado del salario mínimo nacional. La PND fija un salario mínimo docente a nivel nacional, por lo que cada provincia toma el valor fijado en la paritaria nacional y lo discute con los sindicatos en su propia jurisdicción para establecer así un nuevo piso, mayor o igual al nacional en cada jurisdicción.

En 2017 los docentes no fueron convocados a la PND y en 2018 el presidente Mauricio Macri puso fin a este recurso tan importante para la educación argentina. El decreto Nº 52/18 pone fin a la discusión de la «retribución mínima de los trabajadores docentes» y termina con la negociaciones de «índole económica». Desde el 2017, los sindicatos luchan por un derecho cercenado.

¿Cómo era la negociación antes de la sanción de la PND? ¿Cómo nació la Paritaria Nacional Docente?

Siguiendo las políticas del Consenso de Washington en 1991 se sancionó la Ley de Transferencia de Servicios Educativos. Con la misma la negociación colectiva docente pasó del ámbito nacional al provincial. La transferencia de responsabilidad del gobierno nacional al provincial se hizo sin transferencia de ingresos, produciendo desigualdades entre las provincias más ricas y aquellas con menos recursos.

Durante toda la década de 1990 y hasta entrados los años 2000, los salarios docentes sufrieron muy pocas modificaciones. Esa falta de actualización en un contexto económico recesivo fue una de las causas de la Carpa Blanca que llevaron adelante las organizaciones sindicales docentes nacionales, y que derivó en la creación del Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID) a fines de 1998.

Con el objetivo de incrementar la inversión en educación, ciencia y tecnología, el 21 de diciembre de 2005 se sanciona la Ley 26075, denominada “Ley De Financiamiento Educativo” y que fue promulgada el 9 de enero de 2006. En el artículo 10, junto al Decreto Reglamentario N.° 457/07 se consagró el derecho a la Paritaria Nacional Docente.

Este artículo establece que «el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología juntamente con el Consejo Federal de Cultura y Educación y las entidades gremiales docentes con representación nacional, acordarán un CONVENIO MARCO que incluirá pautas generales referidas a: condiciones laborales, calendario educativo, salario mínimo docente y carrera docente».

Mientras que el decreto 457/07 dispuso que el convenio marco trate todas las cuestiones laborales generales que integran la relación de empleo de los trabajadores docentes.

Conquistas y deudas de la Paritaria Nacional Docente

Esta herramienta de negociación colectiva ha logrado fijar un piso salarial docente en todo el país lo cual produjo mejoras significativas en el salario real de los ingresantes a la carrera. Al mismo tiempo, luego de la descentralización producida en los 90 ha logrado la intervención del sector público nacional a través del FONID primero y del Fondo de Compensación Salarial Docente amortiguando la desigualdad interprovincial.

La deuda de la PND es no haber logrado transformar ese espacio de discusión salarial en un espacio de producción de políticas públicas educativas. Un ejemplo de ese estancamiento fue la incapacidad para concretar el convenio marco para la negociación colectiva del sector docente como lo establecía el decreto reglamentario del año 2007.

La coordinación de políticas y acciones entre los actores de gobierno (nación, provincia y sindicatos) del sistema educativo fortaleció, mientras la PND se realizó, las capacidades institucionales de cada uno de ellos para dar respuesta a los problemas educativos. Un ejemplo de ello ha sido la implementación de la capacitación docente a nivel nacional, congelada y con recorte de recursos desde hace más de dos años.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre