En un par de audios Miguel Prince explicó para Ladran Sancho dos preguntas principales que definen su candidatura: ¿Qué se siente estar ante un nuevo proceso electoral? y ¿en qué etapa de su vida política se encuentra? Bonus track: la importancia de un Frente para ganarle a Cambiemos.

La era del Whatsapp está hace rato entre nosotros. En política resulta una herramienta clave y será un campo de disputa en la campaña electoral. Telegram «para la rosca», Whatsapp para la difusión, Instagram para la caripela, Facebook en retirada. En fin. Con semanas de cierres, discusiones y anuncios de candidaturas, a veces con un par de mensajes es suficiente y esa fue la propuesta para que Miguel Prince diga qué onda. Que Prince diga si es candidato, en el esquema de frase viral que se ríe de un enunciatario más bien nervioso y molesto.

Lo es. Lo es cuando se lo piden en base a un proyecto colectivo. Bah, que lo explique él.

«Este contexto me hace acordar algo de Atahualpa, que se refiere a un dicho, a un modismo de nuestros criollos que dice: “Voy adentrar a irme”, como cuando empiezan esas despedidas largas… Y otra, de Anibal Troilo, que dice Goyeneche, porque eran muy amigos. Troilo tiene un monólogo donde dice: “¿Quién dijo que yo me fui de mi barrio si siempre estoy volviendo?”. Y bueno, esto de las gestas colectivas siempre a uno lo entusiasman, lo motivan, lo convocan. Esta etapa y toda la actividad política y social me despierta esto. La vida, si es con el otro, tiene otro gusto, por eso la importancia del verbo compartir. El verbo que debería orientar a la humanidad, al sujeto social», relata en su primer mensaje casi introductorio y de varios minutos, donde, a buen entendedor, pocas palabras.

Nuevo mensaje: «Y la posibilidad de estar, con esta concepción y este compromiso, tiene su precedente en la representatividad. Tiene su fuerza y fortaleza: esa frase que indica que a mayor representatividad, mayor responsabilidad. Cuando compartís con los demás gestas colectivas, cuando avanzás de modo conjunto, cuando se convoca a avanzar con los demás genera orgullo, autoestima, pero fundamentalmente responsabilidad. No es que deleguen en uno, vamos todos juntos. Cuando te convocan y te dan un rol significativo, importante, simbólico; cuando se referencian y te tienen en cuenta uno siente y encuentra sentido de pertenencia que le genera una responsabilidad. Es así».

Una salida a aquél no puedo, no debo, no quiero -tan pesado de levantar en tiempos de archivos multimedias al por mayor- lo ensayó en otro audio de un minuto, 40 segundos. «Cuando las gestas colectivas tienen como finalidad transformar la sociedad en términos de igualdad, de justicia y de un mejor vivir o buen vivir -en antagonismo al vivir bien de la sociedad de consumo- eso también es motivador, eso revierte lo que se expresa de modo personal. Es decir, lo colectivo atraviesa y es hacedora a esta base de sentimientos que uno desarrolla. Hay dinámicas, movilidad, contradicciones. Es la riqueza de la vida y la participación política, de los acontecimientos, de un devenir». Traducido a fútbol: Colectivo 1, decisión personal 0.

Perros, mensajes que ingresan y rompen el tono del audio, aire entrecortado mientras caminaba, tangos, silencios. Uno tras otros los audios cambiaban de escenografía. «Te recuerdo algo», inisistió. Lo táctico-estratégico electoral no podía faltar. Allí es donde «la concepción del Frente resulta fundamental», carraspea y sigue.

“Con el peronismo solo no alcanza, ya dijimos años atrás que era una nueva etapa donde había que repensar. La Corriente de Unidad Popular nació como expresión de diferentes sectores del campo nacional y popular que no necesariamente se identificaban como peronistas. Incluso, se están haciendo peronistas casi todos, je. La exigencia, el desafío, es seguir construyendo el frente para derrotar democrática, electoral y socialmente al liberalismo, a la derecha en Luján que es este amontonamiento. Esta no-gestión que es Cambiemos. Que se pelean entre ellos y usan el espacio municipal que es de todos para posicionarse y sus reyertas», explica.

Último audio, aunque promete seguir. «Estoy en etapas muy reflexivas», aclara. «A ver, para ser claros, hay que generar una alternativa lo más clara posible que justamente constituya una propuesta popular, integradora, amigable con la comunidad, con el vecino. Aquí son fundamentales las organizaciones comunitarias y sociales, con el estado participativo que es lo que nos entrega la verdadera legitimidad. Hacía allí debemos ir. Hay que vencerlos de modo organizado, en comunidad y solidaridad, con programa, con equipo, con movilización popular y comunitaria».

«Ahora sí, para finalizar», retoma pasadas algunas horas: «Vencerlos para volver mejores, que la unidad no sea solo para la convocatoria masiva, cuantitativa y movilizadora solamente de cara a los resultados electorales, sino después para lo más importante: gobernar y gobernar bien. El Frente es complejo, pero necesitamos la unidad de todos los sectores que estén en desacuerdo con esta gestión de Luciani (Luchiani, como suena en su expresión). Esto que parecía que no garpaba, que Macri-Vidal-Luciani son lo mismo. Hoy son lo mismo, expresan lo mismo. Y a ellos hay que ganarles».

«Chau, Miguel».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí