La Juan Carlos se va a presentar el sábado 13 de abril en la Biblioteca Ameghino.

Luján se prepara para el primer festival de tango, que se desarrollará el 12, 13 y 14 de abril. “Queríamos mostrar lo que nosotros creemos que son las patas fundamentales del tango, que son la peña de cantores, la milonga y el concierto”, remarcaron los organizadores, en diálogo con Ladran Sancho.

Barrio de tango, luna y misterio, calles lejanas, cómo estarán. Viejos amigos que hoy ni recuerdo, qué se habrán hecho, dónde estarán. Relata Aníbal Troilo, con letra de Homero Manzi, en uno de los tangos más emblemáticos de Pichuco, allá por 1942. Hoy en 2019 la esencia del bandoneonista perdura y es una de las grandes influencias de esta nueva generación tanguera, que desembarca en Luján con toda la fuerza.

Es por eso que se juntaron entre distintos tangueros de nuestra ciudad y decidieron llevar a cabo el primer festival de tango en Luján: “Surge de la energía tanguera que está habiendo en Luján en los últimos tiempos y de las ganas de armar un evento que incluya a muchas ramas artísticas”, aseguró Eduardo Fonseca, integrante de De Queruza Tango Club y uno de los organizadores del evento.

En pleno preparativos para que ningún detalle quede librado al azar, algunos de los organizadores se juntaron con Ladran Sancho y dialogaron acerca de cómo se encuentra el tango en Luján en la actualidad. “Me sorprende gratamente la cantidad de gente que se mete con el tango”, señaló Federico Aime, mientras pasaba el mate.

Además contaron algunos detalles de lo que se viene y dejaron su invitación para que toda la comunidad de Luján se pueda sumar a estas tres fechas. “Lo interesante es que la apertura va a estar a cargo de la orquesta infantil El Ombú”, anticipó Manuel Escola.

El evento, que contará con tres fechas, será gratuito el viernes 12 en el Resto Bar La Fonda, tendrá un valor de $100 el sábado 13 en la Biblioteca Ameghino, mientras que el cierre en el Teatro Trinidad Guevara tendrá un valor de $250.

-¿Cómo surge este primer Festival de Tango en Luján?

-El festival surge de la energía tanguera que está habiendo en Luján en los últimos tiempos y de las ganas de armar un evento que incluya a muchas ramas artísticas. Queríamos mostrar lo que nosotros creemos que son las patas fundamentales del tango, que son la peña de cantores, la milonga y el concierto. Cada una tiene su núcleo de gente que alimenta al tango.

-¿Cómo está el tango en Luján?

-Está muy bien. Me sorprende gratamente la cantidad de gente que se mete con el tango. Inclusive gente de otros palos que vienen a compartir tango. Yo eso hace quince años no lo veía. Ahí te das cuenta que era una necesidad. Ya el hecho de que Luján tenga su primer festival nos pareció muy importante.

-¿Por qué la elección de los lugares para las distintas fechas?

-En La Fonda ya se vienen haciendo peñas y fue por eso. Además viene mucha gente de diferentes rangos etarios y eso está muy bueno. Después la biblioteca Ameghino tiene un piso para la milonga, para bailar, que va a convidar una energía tanguera que quizá en otro escenario no se puede lograr. Lo mismo con el Teatro Trinidad Guevara. El concierto requería de un escenario que tenga las condiciones de garantizar el mejor concierto, con la mejor acústica, con la sala más cómoda.

Los Púa Abajo también se presentarán el sábado 13 de abril. Foto: Lorena Bortoluzzi.

Ángel Colacilli, integrante de Los Púa Abajo y uno de los organizadores del evento, reflexionó acerca del tango de  la década del 40, época dorada del tango en nuestro país, y el actual: “El tango tiene como dos escenarios. Lo que es el tango for esport, que tiene toda su estética y quedó anclado en el 40 con el tipo con el fungi y la mina con el tajo, en la esquina con el farolito y el tango under, que se denomina así porque no tiene ningún tipo de apoyo, pero que tiene un empuje muy groso. Lo bueno es que no se queda en el 40. Rescata todo lo que fue el 40, que fue la época dorada del tango,  pero vuelca en su música y en sus letras lo que vivió”.

-¿Cómo es este tango nuevo que hacen?

-Más que nada es no olvidarse de las raíces. Yo escucho tango todos los días y a Troilo, a Tanturi y a Pugliese lo tengo allá arriba. Lo que rescata esta nueva generación es eso, pero poniéndole lo propio, que es lo que uno vivió. Yo nací en los 80 escuchando Guns And Roses y viví los 90 y me fumé el neoliberalismo. Todo eso está, pero no podemos seguir hablando del farolito. La renovación es lo que uno le puede aportar desde la nueva generación.

-Está ese estereotipo instalado, de que tango es para viejo ¿Qué opinan de esto?

-Eso se rompe naturalmente cuando alguien joven llega a algún lugar y escucha tango en vivo y le pasan cosas por dentro, que es imposible negarlas. Ahí te das cuenta que está en nuestro adn. Por más que escuches otra música, eso te va a llegar. No es más que una frase hecha, pero no es la realidad. También está el desafía en preguntarse como construimos las instancias necesarias, para que las nuevas generaciones se involucren en el tango. También parte en poder llevar adelante el primer festival en Luján e invitar a mucha gente.

-¿Qué significa para ustedes que se pueda llevar a cabo el primer festival de tango en Luján?

– Luján tiene mucha historia en el tango. Sin ir más lejos dentro de la grilla va a estar el maestro Enrique Cutini, un emblema de acá de Luján. Además en Luján hay una gran cantidad de artistas, de diversidad de géneros, de lenguaje y cuando aparecen propuestas de este tipo, que lo que logran es construir espacios que promueven, que fomentan y que permiten que los artistas se pongan en valor, aparecen. Grupos jóvenes que están en la escuela de arte que dicen, queremos tocar. Con estas propuestas la gente se siente invitada a participar. Queremos que esto sea una semilla y que se pueda replicar y multiplicar. Que los milongueros, los bailarines, los distintos grupos que van a participar salgan fortalecidos.

-¿Creen que el municipio debería darle mayor importancia a las propuestas culturales?

-Uno siempre puede pedir más. Claramente estamos en un contexto que se ven que faltan cosas, en general. Por ahí hacerlo de manera independiente te da la posibilidad de moverte en algunos espacios, de invitar algunos artistas. También hay que tener que vamos a tocar en el Teatro Trinidad Guevara, que es municipal. Eso no quiere decir que el municipio esté muy activo. Lo que sí hay que agradecerle a muchos auspiciantes que  nos dieron una mano para que esto pueda ser posible. Chapa Rolo es uno, que desde un primer momento dijo que si.

Astillero cerrará el Festival de Tango en el Teatro Trinidad Guevara.

-¿Con que se va a encontrar la gente en las tres fechas?

-La inauguración va a ser el viernes 12 de abril en La Fonda. Va a haber una peña de cantores y músicos y lo interesante es que la apertura va a estar a cargo de la orquesta infantil El Ombú. Eso nos pareció muy importante. Es lo que hablábamos. La apertura la van a hacer los chicos.

La segunda noche va a ser en la Biblioteca Ameghino y se pensó porque tiene un salón amplio, con un piso de parqué que muchas veces es valorado por los bailarines. Va a estar Los Púa Abajo, La Juan Carlos, De Queruza Tango Club y el maestro Enrique Cuttini. Va a haber clase abierta de tango, una charla de tango y salud. Va  a ser una noche bien milonguera.

La tercera noche, que es el cierre del festival, va a ser en formato concierto y ahí, cuando estábamos armando la grilla, intentamos reflejar distintas expresiones del tango. Astillero con una musicalidad más moderna, que rompe cánones estéticos más tradicionales, pero a la vez también va a estar el Chino Laborde con Dipy que, en ese sentido, recupera lo tradicional pero más relajado. También viene Hugo Rivas que es una inminencia en la guitarra del tango. También vienen unas chicas que hacen tango instrumental. Se llama Dominga tango. Nos pareció una propuesta muy buena. Además no se repite formación en la grilla.

-¿Por qué creen que la gente no se lo puede perder?

-Creo que hay un par de motivos. Primero que nos apoyen para que se vea todo lo que se está haciendo en Luján por el tango, que es muchísimo. Esto nos serviría mucho para fomentar mucho más la escena y para hacerlos partícipes. El otro es porque Luján tiene tango y no está solo en Buenos Aires. No es necesario viajar o poner la radio o Spotify para escuchar tango, porque acá también hay.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre