Foto: Julieta Brancatto.

Continúan las reuniones en la Mesa Local de Agroindustria para terminar de consensuar la reglamentación de la ordenanza 7222 de producción agroecológica en Luján. Los puntos debatidos que exigen los productores.

En las últimas semanas nuevamente un mosquito fumigó la Escuela Primaria N° 22 y del Jardín 902, con chicos, chicas y docentes en clase, lo que incumple con la ordenanza municipal 5953, que prohíbe la actividad terrestre a menos de 500 metros de centros poblados.

El hecho causó malestar en la comunidad educativa, entre vecinos, productores agroecológicos y organizaciones que están en contra del uso de agrotóxicos: «La escuela 22 está en el borde de una zona rural y una zona urbanizada. No solo deberían respetar cien metros, sino que está en un marco que la amparan 500 metros», sostuvo Mariana Colombo, del Colectivo El Buen Vivir.

La ordenanza 5953 prevé evitar la contaminación del ambiente, de las producciones agropecuarias y de los pesticidas que son altamente nocivos para la salud. Ante la violación de esta ordenanza, vecinos del barrio privado Comarcas de Luján también expresaron su descontento y apuntaron contra los responsables de estas fumigaciones ilegales.

La ordenanza 7222 está en proceso de reglamentación por los distintos actores que intervienen: «Estamos trabajando en ese tema, por un lado en la Mesa de Agroindustria del municipio y por el otro lado en la Mesa de Agricultura Familiar, con organizaciones, productores, productores independientes, consumidores y ecologistas», sostuvo Roberto Burgos, productor local y uno de los impulsores de la Feria Franca en nuestra ciudad.

Burgos se refirió a la ordenanza y se mostró disconforme en varios puntos: «Lo que pasó es que se trató en el Concejo Deliberante sin tener en cuenta a todas las organizaciones. Ahora nos queda la parte de reglamentación. En eso estamos, tratando de acordar algunos puntos para que ahora estén presentes».

-¿Cuáles son esos puntos?

-La certificación participativa. Los protocolos de producción, que se toma por agroecología y cuales son los pasos para certificar un producto si es agroecológico o está en un proceso de trasmisión. Eso es como para tener una base y decir que todos estamos hablando de lo mismo.

-¿Cuáles son los temas más difíciles de generar acuerdos?

-Nos queda trabajar los puntos que sean más favorables para la agroecología y que en esta ordenanza esté presente la fumigación cerca de las escuelas, porque los cien metros no son nada. Creo que en el futuro tenemos que ir por otra ordenanza por mayor distancia y una mayor transformación. Buscamos poner algunos puntos y eso no quiere decir que uno está entregando la agroecología por otro modelo. Creo que los dos modelos tienen que convivir, porque las circunstancias económicas del país lo van a requerir cada vez más, pero tenemos que apuntar a un desarrollo territorial con un modelo que apunte a la agroecología.

-¿Y con respecto a las fumigaciones cerca de las escuelas?

-Queremos que en esta ordenanza se logre un marco regulatorio, una distancia máxima de fumigación alrededor de las escuelas. Queremos llegar a 600 o más metros de distancia, que fue lo último que se trató en la Mesa de Agroindustria del municipio.

-¿Piensan trabajar para generar conciencia en la sociedad sobre estos temas?

-De alguna manera en las ferias lo estamos haciendo. Es un proceso muy complejo la educación. ¿Dónde debiera nacer todo esto? En las escuelas, en la universidad. Hoy la universidad saca técnicos e ingenieros agrónomos que los financia la sociedad, para el otro modelo. Para este sector existen muy pocos técnicos e ingenieros que se aboquen, porque la plata está en el otro modelo y no en este.

-¿Hay predisposición al diálogo desde el sector de los productores no agroecológicos?

-Lo que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo entre los dos modelos productivos, porque lamentablemente existen dos modelos productivos. Tenemos que lograr discutir en una mesa estas cosas. Todos sabemos lo que producen los agroquímicos, son nefastos para la salud y para el pueblo. Creo que tenemos que armar la mesa de consenso y trabajar el tema profundamente. Si no concientizamos al otro como sociedad, es muy difícil.

Foto: Julieta Brancatto.

-¿Por qué crees que es tan difícil generar esos acuerdos?

-Porque prima la renta financiera sobre la salud de la gente. Un productor agropecuario tienen una cosecha casi adentro en financiación de bancos en créditos para producir. Son rehenes de un modelo productivo. Pero para llegar a la trasformación de un modelo a otro se necesita generar políticas públicas que ayuden con financiamiento y un proceso de capacitación y acompañamiento del Estado. Es muy fácil hoy decir quiero hacer un edificio, pero no tengo un peso.

Por lo pronto la Mesa de Agricultura Familiar se volverá a reunir este miércoles, para seguir discutiendo estos temas que le den forma a la reglamentación de la ordenanza 7222. Al mismo tiempo esperan que el municipio vuelva a fijar una nueva fecha para convocar la Mesa de Agroindustria.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí