¿Por qué son necesarias las restricciones hídricas?

Inundados de Luján impulsa un debate necesario para prevenir inundaciones. En un nuevo programa en Radio Minga explican por qué es necesario discutir una ordenanza para restringir los usos del río y sus humedales.

spot_img

El avance de las urbanizaciones sobre los márgenes de la cuenca, el deterioro de los humedales y del entorno natural en manos de constructoras, proyectos inmobiliarios y comerciales imponen regulaciones cada vez más taxativas para evitar mayores prejuicios en ciudades que se crean en cercanías al río como es el caso de Luján.

Nuestra ciudad se erigió sobre un valle de inundación y eso resulta irreversible. «Vivimos en lo que se denomina planicie extrema y los riesgos de inundación son cada vez más mayores», explicó Mariano, miembro de Inundados de Luján en el programa de cada martes por Radio Minga.

«No estamos en contra de los emprendimientos inmobiliarios, pero no podemos tener edificios de 5 pisos a 10 metros del agua», advierten desde la organización que se ha dedicado durante la última decada a estudiar, prevenir y proponer intervenciones para mitigar las inundaciones.

Sobre llovido mojado. Desde la década del ´90 en adelante las urbanizaciones cerradas, clubes de golf y estancias de fin de semana realizaron rellenos sobre humedales y afectaron los cursos de agua con accesos propios a la cuenca.

Un ejemplo relativamente reciente es el caso del hipermercado Walmart construido sobre un humedal y prácticamente sobre las márgenes del río. Cada metro cuadrado de cemento y cada centimetro de relleno de tierras atentan contra la posibilidad de escurrimiento frente a crecidas de la cuenca.

Las obras para mitigar este flagelo están en marcha sobre la cuenca baja y se espera que en los próximos meses lleguen a la altura de Luján donde el río se vuelve más angosto.  Inundados destacó la importancia de estas obras que denominan «estructurales» pero advirtieron que es necesario avanzar sobre restricciones de uso para salvaguardar las porciones de humedales que aún no fueron utilizados por emprendimientos inmobiliarios.

Entre los avances que se dieron en los últimos meses, aparece el despeje de las márgenes del río Luján, aunque desde la orgnanización no partidaria advirtieron que aún no se definió la línea de ribera que delimita la frontera entre lo público y lo privado. Este sería uno de los principales puntos que la ordenanza de restricción hídrica debiera contemplar.

Además de la línea de ribera en las normativas provinciales y nacionales existe lo que denomina como camino de sirga, que establece el derecho a transitar el río por sus márgenes libremente. Según el Código Civil y Comercial de la Nación se tratan de 15 metros en los que no podría interrumpirse el tránsito por parte de privados ni del Estado.

Respecto al punto central de la línea de ribera en las normativas existentes se entiende que debe tomarse el dato del crecimiento más alto por fuera del cauce en los últimos 5 años. «Si lo tomáramos en estos tiempos de sequía nos daría dentro del río», explicaron.

La intención de Inundados de Luján es habilitar un debate que finalice en una ordenanza con el fin de restringir que puede y que no puede hacerse sobre las márgenes del río, a lo largo de cuántos metros y de qué manera se controlará.

Existen normativas similares, por ejemplo en Campaña, para la protección de los humedales que podrían servir de precedentes. El primer puntapié sucedió este martes cuando representantes de la organización presentaron un pedido en el Concejo Deliberante para iniciar el debate en las comisiones.

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,065SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.