Cambiemos volvió a la carga con la Central con intención de cambiar el eje de su interna política. Para este lunes en el HCD el oficialismo solicitó seguir con Araucaria Energy y la oposición pidió nuevo temario. Sin explicaciones de funcionarios en el caso termoeléctrica, Quarenta y presupuesto, el Ejecutivo pasillea para otros fines.

La Alianza Cambiemos aplica la muñeca política en el tándem Ejecutivo-Deliberativo y ahora va por la aprobación de la rezonificación para la termoeléctrica, algo que le daría un respiro en la crisis que mantiene con el caso de la Berlingo PRO y la interna política entre vecinalistas, radicales y amarillos.

Al paso de funcionarios, el último viernes Rita Sallaberry y Ezequiel Artero decidieron no asistir por segunda vez a la reunión de Comisión ampliada que se conformó para analizar el caso de Nicolás Quarenta y la camioneta del Ministerio de Salud. Incluso la concejala vecinalista María de La Paz Elías -que había pedido directamente la comisión investigadora para el edil PRO- tampoco estuvo presente y el radicalismo sacó el pie del acelerador: de pedirle la renuncia cara a cara, pasó a refugiarse en el armado electoral para 2019.

Cambiemos quiere aflojar su interna y reflotar viejos negocios. El daño a Quarenta ya tuvo el impacto necesario y ahora solo es cuestión de regular cuándo aplicar más dosis. Tanto es así que en el úlitmo descargo de Sallaberry, la funcionaria prometió ampliar la denuncia en fiscalía en una especie de muñeco vudú político.

Un día antes de la citación por el caso BerlingoPRO quien sí pasó por el Concejo Deliberante fue Marcelo Gutiérrez, ingeniero línea Quarenta: el secretario de Obras y Servicios Públicos se acercó a la Comisión de Urbanismo de la mano de un operador comercial de Miguens, integrante de la Sociedad Rural quien tiene tierras en Luján. La visita fue para concretar compensaciones que hagan avanzar una planta depuradora cerca de Praderas, luego de varias trabas en otras zonas.

Sin presencia en el Concejo -por ejemplo- para explicar las idas y vueltas de termoeléctrica, las escaleras se suben con facilidad para cerrar otros puntos. Misma celeridad y pragmatismo se avizora de cara a reactivar el proyecto Rodizzio para el que ya se retomaron reuniones, aunque dicho tema se cuela en la interna PRO-Radical todavía no saldada.

Los presupuestos 2018 y 2019 tampoco exhiben un tratamiento ordenado. El que proyectaba el año en curso funcionaría como una rendición de cuentas ya que se votará con demora que lo tornan imposible de analizar correctamente. Respecto al del año próximo, el calculo de recursos fue entregado sobre el filo de la fecha límite y desde el área de Economía que maneja el secretario Ezequiel Artero no se realizó la presentación formal ni explicación de los lineamientos básicos.

Con la novela termoeléctrica del Araucariagate que consta de cientos de cabos sueltos sin explicaciones por parte del propio Gutiérrez y con la aceptación del intendente quien reconoce la construcción ilegal de la planta en diversos tratamientos periodísticos, el tratamiento nuevamente quiere avanzar. La central actualmente está en funcionamiento e incumplió los pasos administrativos y legales básicos: construyó y comenzó a producir energía sin permisos pertinentes, ni planos aprobados. Ahora Oscar Luciani junto al bloque Cambiemos quieren reacomodar la normativa a la realidad.

En este contexto el Departamento Deliberativo no encuentra salida. Casi como un hilo rojo que va de marzo a noviembre, la paridad y disputa legislativa mantiene vigor. Así, este lunes a las 15 la sesión quedará sin quórum si Cambiemos decide aplicar el reglamento y exige que el expediente de la termoeléctrica se mantenga en el temario mientras la oposición contestará con ausentarse y pedir extraordinaria para los temas urgentes.

En las bancadas opositoras, el peronismo quedó preso de la tentación de usar su mayoría circunstancial en la última sesión y quiso tratar el tema de Araucaria Energy para finalizar una cuestión que generó conflictos de todo tipo. Pero cuando la dupla Alfieri-Quarenta volvió a las corridas para no perder la votación el peronismo se levantó de sus bancas en una noche para el olvido.

La primera sesión debería haber sido el lunes 5 pero se pasó para el día 12, sin tomar en cuenta el asueto administrativo -por el día de las y los trabajadores municipales-. Con el decreto de Fernando Casset, Presidente del Concejo, este lunes finalmente la cita es para sesionar por la tarde. Pero durante la mañana las reuniones intentarán llegar a consensos de modo de evitar una sentada en minoría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre