Para los trabajadores y trabajadoras del Servicio Local de Protección y Promoción de los Derechos del Niño, la semana comenzó con asamblea. Aceptaron los contratos propuestos por el ejecutivo pero avanzarán con el reclamo por mejores condiciones de trabajo y buscarán un freno al hostigamiento de funcionarios.

Las discusiones en el plano de lo salarial se dilatan en el Servicio Local. La exigencia inicial para las remuneraciones del sector era la de incorporar la paritaria 2017 a los nuevos contratos, la cual incluía un aumento del 21.5%. Tras la decisión de mostrar buena predisposición, habían decidido levantar la medida de fuerza que sostuvieron por más de una semana y finalmente aceptar la propuesta del ejecutivo que consiste en un aumento de 18% en tres cuotas con la firma del contrato de abril a diciembre.

Sin embargo, el contrato que firmaron es al menos curioso. “Una pagina de word sin sellos, ni firmas, ni copias. Siempre son tres copias, esta vez es una y nosotros no nos quedamos con nada. No sabemos qué validez tiene”, explicó esta mañana una trabajadora en la asamblea realizada en las oficinas de Políticas Sociales.

La discusión salarial avanzará a fin de mes en el Ministerio de Trabajo. Representantes del gobierno, gremios y trabajadores tendrán una audiencia planificada para el 20 de marzo, donde el gobierno local deberá regularizar la situación para llegar con los papeles al día.

Para los y las profesionales lo importante es ganar visibilidad en el conflicto, no romper la unidad que lograron para resistir los embates en el Servicio Local y poder avanzar con varios reclamos.

Más allá de la remuneración y las condiciones de trabajo, la situación de hostigamiento merece atención ya que varios funcionarios presionaron a los trabajadores para que firmen los contratos con el aumento del 18% amenazándolos con la posibilidad de no renovarlos, lo que implica un despido de hecho.

En ese sentido desde CICOP y los colegios profesionales con competencia en el ámbito, se comprometieron a seguir el tema y pronunciarse al respecto. Otro de los escenarios para ocupar la agenda pública es el ámbito legislativo, ya que concejales de Unidad Ciudadana y Unidad por Luján mostraron su preocupación y prometieron acompañamiento.

Por varias vías, trabajadores y trabajadoras buscarán un nuevo y mejor piso para el desarrollo de sus tareas cotidianas en un ámbito sensible en el Estado. La realidad que atraviesan es compartida por profesionales de la atención social y la salud en otras áreas del municipio, para quien por ahora, la organización amplia del sector es una tarea pendiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre