Con los dientes apretados se inauguró la plaza Belén Burgos, para recordar a la joven del Padre Varela que “todavía no tiene justicia”. Su familia y vecinos cargaron fuerzas para seguir dando la pelea ante el olvido y en compromiso con la comunidad transformaron un predio abandonado en la placita que lleva el nombre de Belén.

“Belén Burgos lleva dos años sin descansar en paz, sin que la justicia halla activado la causa para encontrar a los responsables. Y nosotros no vamos a tapar lo que pasó. Es un responsabilidad de todos nosotros hacernos cargo. Esta es una causa de todas nosotras, no solo de su familia; sino de todos nosotros. Ojalá que antes de que estos niños sean grandes podamos encontrar justicia” dijo Graciela Cordero del merendero El Rinconcito, oficiando de presentadora en una nueva placita que suma el barrio Padre Varela.

El lote de la esquina Francia y Rio Negro fue recuperado por vecinos y vecinas, y especialmente el piberio del barrio se puso en la tarea de convertir el predio en una plaza. Aún no cuentan con juegos propios pero reclaman para si el espacio público y homenajean a Belen Burgos imponiendo su nombre en la placita.

Belen, la joven que falleció en 2017 de camino al hospital mientras era trasladada por la policía continúa siendo objeto de varias versiones aunque las investigaciones que llevó adelante la fiscalía a cargo de la Dra Cordiviola aporten pocos datos en la búsqueda de la justicia. Su familia acompañó el acto de inauguración de la placita que lleva su nombre con emoción, y su hermana pudo expresar algunas palabras entre lágrimas: “Esto nos da el apoyo y las ganas de seguir adelante con la causa. Muchas veces nos da por bajar los brazos con todo lo que pasamos pero vamos a seguir. Esta plaza tiene que representar a todas las chicas que son asesinadas en nuestra ciudad y en todas partes”.

Julieta, la hermana de Belén pidió que la fiscal María Laura Cordiviola no deje caer la causa tras dos años ya que “no tenemos resultados de nada, ni pericias, nada. Belén no descansa en paz todavía”. También recordó que tras marchas y pedidos el intendente Oscar Luciani se había comprometido en colaborar con la causa poniendo a disposición abogados pero “no tuvimos ni siquiera acompañamiento psicológico, mi familia quedó tirada”.

El acto de este sábado además de eternizar la figura de Belén es una forma más para recuperar energías y no aflojar en el pedido de justicia. En ese sentido, Graciela Cordero insistió en que “no tapemos más estas cosas. Si hay que pintar paredes, las vamos a pintar; si hay que hacer marchas, las vamos a hacer; si hay que repetir su nombre en los medios lo vamos a hacer; todo lo necesario para que no se olviden de Belen”.

«Es una inauguración rara, porque no tenemos juegos» confesó Cordero. Por eso los pibes y las pibas resolvieron traerse un tobogán y una calecita del merendero que está a pocos metros y recordar a los presentes que desde el municipio se comprometieron a aportar los juegos para la placita. Entre tantas luchas, habrá que hacerse tiempo para insistir al gobierno local que cumpla las promesas hechas a los pibes.

Los aromas de la pelea. Ante tanta adversidad la gente humilde no pierde la sonrisa, aunque a veces se entremezclen con las lágrimas de la emoción. Por eso el mural que anuncia la existencia y el nombre de la plaza, lleva la frase “que estés sonriendo” al lado de la cara de Belén.

El mural lo realizó una joven que colabora desde hace años en el merendero El Rinconcito y que se comprometió con la historia de Belén y la lucha de su familia por esclarecer su fallecimiento. De perfil bajo, costó engancharla para la foto y apenas si aceptó ser nombrada. Aunque igual, Gina Duarte se llevó los aplausos merecidos.

Cerquita del mural, Graciela y Julieta plantaron un jazmín, la planta preferida de Belén por el aroma que da.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí