Foto: Ladran Sancho

El precandidato a diputado nacional por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad Néstor Pitrola recorrió Luján y encabezó una actividad en el barrio Villa del Parque junto a integrantes de la lista.

El referente del PO está de recorrida por diferentes puntos de la provincia y este miércoles desembarcó en Luján con una catarata de críticas hacia los dos frentes de la «pretendida polarización electoral». Recorrió varios puntos de la ciudad y rápidamente hizo un análisis de la situación local: ”Luján  no escapa de los problemas de transporte, los problemas de infraestructura, de educación pública, del manejo de las cuentas del municipio. Acá nada escapa. El que esté haciendo promesas de que vamos a hacer esto o aquello, está todo ordenado por el ajuste”, sostuvo en diálogo con Ladran Sancho y Pares TV.

Pitrola, un crítico consecuente de Macri y Vidal también señaló a la fórmula Fernández Fernández, pero sobre el gobierno actual aseguró que “se están robando el país de mil maneras. Con la obra pública, con el saqueo, con la corrupción y con la entrega de la deuda”.

En la recorrida aprovechó para visitar diferentes puntos de la ciudad y encabezó una actividad en el comedor “Los Penachitos”, del barrio Villa del Parque. “Vine a reunirme con los compañeros del Partido Obrero y del Polo Obrero en el barrio. Es lo más lindo que tienen mis giras. La militancia, los simpatizantes. El Partido Obrero en el Frente de Izquierda Unidad está muy entusiasmado con la unidad de la izquierda. Fue la novedad electoral que dimos, en un momento dramático para la Argentina, en donde los trabajadores la están pasando muy mal”, destacó.

-¿Cómo se dio este proceso de unidad?

-Es una lucha de años. El Frente de Izquierda nace en 2011 y tiene veinte puntos de principios programáticos, que hacen a su personalidad política, a la independencia de los trabajadores, al no pago de la deuda, la perspectiva de poder político independiente. Ha sido una lucha en el propio seno de la izquierda, porque hay sectores que se han ido con el kirchnerismo. Con las corrientes dominantes. Creo que el Frente de Izquierda ha tenido una victoria estratégica en poder unir hoy el 95% de la izquierda. La mayor unidad que hay desde 1983. Ahora es más importante que nunca, porque estamos enfrentando algo no menor. Es un país que está en las manos del Fondo Monetario.

-¿Los conceptos de la izquierda son menos cuestionables?

-Vos miras la polémica que hay hoy entre Cristina y Macri, a ver cuál es más capitalista. Ella desde Santa Cruz le dijo: capitalista soy yo, no vos, Macri. Se tiran con este tipo de frases que tienen que ver con una agenda continental absolutamente contraria con los intereses de los trabajadores. Que la vino a presentar acá Bolsonaro. La reforma laboral. Reforma previsional, criminalización de la juventud pobre. No, compañeros. Votemos al Frente de Izquierda para luchar por la educación pública, para reabrir las fábricas, para recuperar los recursos energéticos a la soberanía nacional, para llevar el salario a una canasta familiar, para reponer el sistema jubilatorio con sus aportes, porque se los están robando. Se están robando el país de mil maneras. Con la obra pública, con el saqueo, con la corrupción y con la entrega de la deuda.

-Estuviste de recorrida por distintos puntos de la provincia y hoy por Luján ¿Qué análisis podés hacer?

-Lo que me comentan los compañeros es que Luján de ninguna manera escapa a la realidad de la provincia de Buenos Aires. Por los problemas de trasporte, los problemas de infraestructura, de educación pública, del manejo de las cuentas del municipio. Acá nadie escapa. El que esté haciendo promesas de que vamos a hacer esto o aquello, está todo ordenado por el ajuste. Vidal, que se la pone como la política de gran prestigio y de gran imagen positiva, deja la provincia con 12 mil millones de dólares de deuda. Está quebrado el país, quebrada la provincia, los municipios no van a escapar a esa regla si no reordenamos todo el país. La crisis política local refleja eso. La política tradicional es una lucha de camarillas. Si mirás se fue con Macri un peronista, como Pichetto. Y con Fernández Fernández ¿Quien se fue? Massa. Son polos conservadores, en una pretendida polarización electoral.

-En esta polarización de la que habla ¿En que lugar se posiciona el FIT?

-Por fuera del sistema que va a gobernar para el pago de la deuda al FMI. Uno con los métodos macristas que ya conocemos, aunque la incorporación de Pichetto habla de que también van a ir a ciertos acuerdos con el peronismo, como los ha tenido en la cámara estos años y con los gobernadores. Del otro lado tenés la propuesta de un contrato social. Esto está referenciado en el pacto social de Perón del 73’, que fue espantoso. Terminó en la represión de las tres AAA. En una mega devaluación en dos años. Hay que abrir los ojos y hacer conocer la historia Argentina.

-Hoy encabezás esta actividad en el comedor “Los Penachitos”, que nació en el estallido del 2001 y que hoy nuevamente está con más necesidad que nunca

-Claro. Nunca se interrumpió. Yo he venido varias veces. Es que hoy el Polo Obrero estalla de gente. De jóvenes que vienen a organizarse, a buscar un futuro, lo cuál es muy bueno. También estallan los comedores de chicos que no pueden comer en sus casas. El gobierno nacional y provincial está repartiendo dos millones de kilos de comida por mes, para aplacar el polvorín social sobre el que estamos. ¿Cuánto más puede seguir la Argentina de esta manera? Con un asistencialismo de emergencia porque hay hambre en la Argentina de la soja, del trigo, del maíz. Y firman un acuerdo con la Unidad Europea para seguir desindustrializando el país. Acá hay que abrir fábricas, estamos al revés.

-¿Cuál cree que es el primer paso después del 10 de diciembre para cambiar esta lógica?

-Suspender el pago de la deuda. Romper las relaciones con el Fondo Monetario y a partir de allí, empezar a reorganizar la economía. Naturalmente vamos a poder, progresivamente llevar el salario a una canasta familiar. Con Macri ya sabemos que no comemos. Lo que dice Cristina que con ella compraban lo que querían, es falso. Si no, no hubieran perdido las elecciones de 2015. Había 30 y pico por ciento de trabajadores en negro, un tercio bajo la línea de pobreza y a los que ganaban un poquito más los rebanaban con el impuesto a las ganancias en los salarios. Que no nos mientan, que no nos engañen.

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí