Foto: Victoria Nordenstahl.

Estudiantes decoraron habitaciones y pasillos del Hospital Nuestra Señora de Luján: «Buscamos hacerlo más ameno y no tan frío como es una sala de internación», sostuvo José Giordano, jefe del Servicio de Pediatría.

La Escuela Secundaria Nº 5 del Barrio El Quinto pintó murales en cinco habitaciones y en los pasillos de la sala de internación pediátrica del hospital, con ayuda de estudiantes del Taller de Pintura Básico de la Escuela de Arte.

Además de mostrar a la comunidad lo que realizan en otras instituciones de la ciudad, alumnos y alumnas también buscan romper prejuicios, entregando amor y solidaridad a los más pequeños: «Estamos mal vistos. La escuela del Quinto siempre fue la escuela de los negros, los mal educados y  no somos así», comentó una de las jóvenes.

«Los chicos de sexto año, en el último año, realizan murales, entonces se nos ocurrió salir fuera de la escuela para que la comunidad vea lo que hacen. Estuvimos hablando de pintar alguna institución y llegamos al hospital, coincidimos con el doctor Giordano que necesitaba mano para pintar la sala de pediatría y fue el combo perfecto», contó Romina Videla, profesora impulsora del proyecto.

La docente sostuvo que «los chicos comenzaron a hacer bocetos que tuvieran una relación con la sala de pediatría, la temática con la niñez, implementar los colores para el impacto visual de los niños y la idea era hacer un lugar un poco más ameno, una estadía más alegre para los niños».

Foto: Victoria Nordenstahl.

La Escuela viene realizando actividades similares en distintos puntos de la ciudad y al respecto Videla comentó que «nosotros trabajamos mucho con el barrio. Con el jardín del barrio. El año pasado hicimos un proyecto de estampar las remeras para el jardín y proponer hacer algo solidario».

José Giordano, jefe del Servicio de Pediatría del hospital, agradeció la presencia de les estudiantes y remarcó que «fue una coincidencia de necesidades. Nosotros necesitábamos el servicio para hacer este tipo de murales y la escuela lo necesitaba para un proyecto escolar. La cooperadora del hospital colaboró con la pintura».

Por otra parte, Giordano remarcó la importancia de este tipo de actividades y aseguró que «el impacto psicológico que esto implica, en una internación que es traumática, esto busca hacerlo más ameno, más dirigido a la fantasía del niño y no tan frío como es una sala de internación. Eso está estudiado, no es un invento nuestro, sino que se aplica en muchos lugares, con efectos beneficiosos en la internación, acortando en algunos casos la estadía, y el impacto negativoen los niños».

En cuanto a la temática y los colores utilizados en las paredes, Giordano remarcó que «los colores tiene que ser específicos, para que ellos estés más distendidos. Los dibujos tienen que estar relacionados con la fantasía que tiene el chico en ese momento, con sus héroes favoritos, con la cotidianidad de ellos. La idea es sacarlos del momento que viven, para que puedan proyectarse, a través de los dibujos, en su fantasía de juego».

Para cerrar, Romina también pidió a la comunidad el aporte de libros: «Queremos colaborar con el hospital y romper el estigma sobre los estudiantes, porque nuestra escuela está un poco marcada. Queremos mostrarle a la comunidad lo que hacemos. Y estamos haciendo una biblioteca móvil, para los nenes de internación y estamos juntando libros, para también fomentar la lectura de madres y niñes».

Fotos: Victoria Nordenstahl.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí