Una vieja y conocida iniciativa vuelve a verse en casas de familias. Ropa tendida y algún cartel que invita: “tome lo que necesite”.

En tiempos de crisis, dicen, se extienden los brazos solidarios. La otra cara de la indiferencia política es el aporte que algunas familias encuentran posible para evitar torcer la mirada.

“Nosotros en casa, empezamos a sentir que no estamos haciendo demasiado por el otro. Aunque vivimos en una casa digna y a Pedro que tiene 3 años y medio pretendemos criarlo transmitiendo solidaridad. Que crezca con compromiso, que sea buen tipo” explicó Federico, vecino de Rivadavia al 1100.

Junto a su esposa decidieron replicar la iniciativa conocida como perchero comunitario. Ropa en buen estado y que pueda servir para bancar el frío es colgada en un perchero sobre la vereda. De ahí que la invitación (vía cartelito) sugiere: “tome lo que necesite”

“Y con esto del frío, con tanta gente viviendo en la calle, por la zona de la terminal, cerca de la basílica y totalmente abandonados, nos hizo pensar como padre y madre”, por la calle Rivadavia, una pareja buscan bajar linea al niño a partir de la actividad.

La propuesta se realiza en todas partes del mundo. En ese sentido el matrimonio coincidió en que “no descubrimos América, esto se hace en muchos lados. Lo charlamos y un día cuando volví de laburar estaba ahí el perchero. Charlamos mucho, nos sentimos bien dando una mano y conociendo situaciones difíciles, pero lo nuestro tiene limites claramente. Porque como cualquier pareja de clase media laburadora tenemos poco y empezamos a manguear ropa por el Instragram. Varias familias nos dan ropa y la seguimos poniendo en el perchero”.

Por último, ante la consulta por la reacción de las personas que transitan por el lugar, dijeron que “la gente es piola. Algunos piensan que podría pasar alguien y llevarse todo y nada que ver. La mano está jodida y no somos boludos. La gente agarra lo que necesita y sabe que atrás vienen otros. No nos corresponde hacernos cargo de la desidia política, pero tampoco no es ajeno el dolor de la gente y algo hay que hacer”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí